- Publicidad -
domingo, febrero 5, 2023

Síguenos en nuestras redes sociales:

- Publicidad -

Una estrategia para solucionar la escasez de personal en el sector seguridad

Una serie de circunstancias se conjuntaron en los últimos años resultando en la falta de suficientes candidatos a formar parte del servicio de seguridad privada. Para resolver esta crisis desarrollamos un proyecto con el objetivo de trasladar personas de una región a otra; reubicarlos de sus lugares de residencia a las ciudades donde hay más demanda de gente interesada en trabajar en seguridad.

¿Por qué ha disminuido el número de aspirantes? Durante la pandemia la percepción del trabajo cambió de dos maneras, en primer lugar, algunos perfiles se dieron cuenta de las ventajas del trabajo desde casa y de los esquemas híbridos, lo que los llevó a valorar más su tiempo, su espacio, su convivencia con la familia y ahora buscan trabajos que no sean 100% presenciales o que tengan homeoffice para tener mayor dominio sobre su tiempo libre. Por otro lado, en México y otros países ocurrió algo diferente: muchísima gente se ha empleado en las nuevas plataformas de entrega de alimentos, paquetería de compras en línea, choferes de aplicaciones, etcétera. Todo este tipo de empleos que pareciera ser la panacea pero que no ofrece muchas prestaciones ni garantías tiene ese “espejito” que atrae a la gente, el ser dueño de su tiempo. Trabajan las horas que quieren en el horario que establecen, no están sujetos a un reglamento, a una disciplina, a una puntualidad; básicamente es cumplir un objetivo muy preciso y, aunque prestan un servicio muy valioso, carecen de la oportunidad de crecer. Lamentablemente esto es compatible con la mentalidad de algunos mexicanos de conseguir lo básico para ese día y ya; “hoy tengo para comer, no me preocupo por mañana”. Un trabajo como el de guardia de seguridad les parece demasiado desgastante. Es cierto que los horarios son largos; cuando publicamos ofertas de empleo en redes sociales comúnmente recibimos comentarios acerca de reducir las horas, lo que es complicado pues eleva el costo del servicio y ya tenemos contratos, clientes que ya tienen un esquema que no se puede cambiar a corto plazo.

SE ACERCAN CAMBIOS

Somos un sector de servicio para el cual la presencialidad es ineludible al día de hoy. La tecnología avanza y sabemos que llegará el momento en que la automatización de algunos aspectos de la vigilancia será la norma empleando drones y robots.

Esta tendencia es algo que planeamos hoy para aplicarla a futuro, pero en este momento no es nuestra realidad en México y el sector de la seguridad privada está viviendo momentos críticos por la falta de personal. Algunos clientes incluso están optando por desarrollar un esquema propio, contratando a sus vigilantes pues los servicios privados cada vez son más complicados y más regulados, sin darse cuenta de que al final puede resultarles más caro. En nuestro país, después de la reactivación económica ha habido mucha demanda de guardias porque, como ya comentamos, las personas prefieren autoemplearse o, en el caso del turismo, les atraen más esos empleos por el beneficio de las propinas. En las zonas fronterizas se ha encarecido tremendamente el servicio de seguridad pues tienden a igualar los horarios con los turnos cortos de las maquiladoras y las horas reducidas de los turnos en Estados Unidos. Estos factores se van sumando y nos encontramos con que en ciertas zonas de la República no lográbamos satisfacer la demanda de elementos de seguridad. Pensamos que incrementando los sueldos aumentaría el interés pero eso no resolvió del todo el problema.

NO TODAS LAS REGIONES DEL PAÍS SON IGUALES

Descubrimos que hay lugares donde simplemente no conseguimos reclutar suficiente personal: Querétaro, San Luis Potosí, las zonas turísticas de Cancún y Playa del Carmen, y últimamente Mérida y Guadalajara. Algunas de esas ciudades son industriales, otras se dedican al turismo y hay una alta demanda de guardias de seguridad pero muy pocos aspirantes, por las razones que mencionamos anteriormente. Fue entonces que en IPS diseñamos un programa de detección y reubicación de talento con un ancla que asegurara su éxito: una vivienda digna. Este proyecto consiste básicamente en movilidad laboral facilitando a los aspirantes el traslado y hospedaje de su estado a las zonas donde tenemos oportunidad de empleo con mejores condiciones laborales y beneficios que la zona donde radican. Esta práctica no es nueva; sabemos que otras empresas la aplican pero con condiciones precarias e incluso hacinamiento. En nuestro programa de movilidad laboral nos distinguimos por un alto sentido de responsabilidad facilitando el traslado a los aspirantes y brindando las condiciones dignas de hospedaje y vivienda. Le dimos un giro a esta iniciativa buscando la permanencia de los colaboradores foráneos que participan en la movilidad laboral.

PROGRAMA “VIVIENDA DIGNA”

Lo primero que hicimos fue sondear la República Mexicana y analizar distintos indicadores para detectar las zonas donde hay menos trabajo, qué ciudades tienen menor potencial de desarrollo. El resultado apuntó que algunas zonas de Hidalgo, Veracruz, Chiapas y el territorio entre Puebla y Tlaxcala tienen gente dispuesta a trabajar, con necesidad de hacerlo pero muy pocas oportunidades de empleo. El siguiente paso es realizar un prefiltro minucioso como exige el sector seguridad, que incluye antecedentes no penales, antidoping, documentos en regla, entre otros. Este prefiltro es muy importante pues así no los trasladamos en vano. En el lugar de destino nosotros habilitamos algunas casas para hospedaje con condiciones dignas, buenas camas, utensilios, refrigerador, microondas, etc., para que tengan un espacio seguro y cómodo. Las primeras dos semanas (en las que todavía no perciben su primer ingreso) los apoyamos con los alimentos para que no tengan que preocuparse más que de hacer su trabajo. Nuestra prueba piloto se hizo en la ciudad de Querétaro donde hay dos casas, una con capacidad para 20 personas y otra para 40. El tiempo de permanencia en la casa es de un año, o menos si deciden traer a su familia y mudarse a su propio lugar. El programa al principio tuvo algunos baches, pues a veces surgían complicaciones teniendo a un grupo bajo el mismo techo como casos de indisciplina, desacato al reglamento de convivencia o consumo de alcohol, pero ahora es labor de los supervisores regionales mantener a las casas dentro de su supervisión para evitar cualquier problema. La prueba de fuego vino en año nuevo, una fecha en donde hay mucha deserción pues los elementos buscan regresar a sus sitios de origen, pero estos grupos cumplieron a cabalidad. Hemos replicado el modelo en Playa del Carmen y en Mérida, donde llevamos algunas personas de Veracruz y Chiapas. Actualmente estamos acondicionando una casa en Guadalajara para ofrecer a la gente trabajo seguro, un lugar digno para vivir y apoyo para que puedan quedarse.

LOS RETOS EN LA RETENCIÓN DE TALENTO

Seguridad es trabajar 12 horas continuas, turnos de 24 x 24 horas y eso ya no va con la gente joven, de millenials hacia adelante. Cuando los reclutamos por Facebook tienen un bombardeo de otras ofertas y se cambian muy rápido de un trabajo a otro. Para combatir la alta rotación en IPS hemos implementado programas de fidelización reconociendo y premiando a los mejores colaboradores por desempeño, cumplimiento y honestidad. Beneficios extensivos a sus familias con programas para sus hijos con buenas calificaciones escolares, dinámicas en las que participan los familiares, rifa anual de una casa, entre otros. Tenemos programas de incentivos para ellos sin olvidar siempre ser muy formales en cumplir lo que se les promete, ser puntuales en sus pagos, porque inspirándonos en la pirámide de Maslow cubrimos primero lo básico, que tengan su salario en tiempo en forma y sus uniformes, después viene la parte de la capacitación, de crecimiento, el desarrollo personal. También tenemos planes de carrera para que los elementos puedan ir ascendiendo; hay colaboradores que empezaron de guardias, luego supervisores, siguieron estudiando y hoy están en puestos de gerencia o subgerencia. Esto es un buen aliciente y promovemos la supe- ración con programas para certificar secundaria y preparatoria abierta. Persistimos en la promoción de nuestros programas de educación aun cuando la participación es baja logrando entre 10 y 12 graduados de preparatoria anualmente. A través de la educación continua nuestros colaboradores tienen la oportunidad de crecer en IPS, ocupar puestos de mayor responsabilidad y remu- neración, siendo ejemplo vivo de los beneficios que tienen con nosotros.

Para la atracción y reclutamiento de nuevos colabo-radores implementamos campañas con beneficios directos desde que se integran a laborar con nosotros, entre ellas, despensa en especie de bienvenida, bono por contra-tación, camisetas, balones, y recientemente la rifa de un viaje al Mundial de Futbol en Qatar, resultando ganador un colaborador de reciente ingreso de la zona de Toluca. Para nosotros la permanencia, el desarrollo y apoyo con programas de beneficio para la gente es lo más importante, y es parte de nuestra cultura y misión en IPS. 

¿POR QUÉ ES ÚTIL ESTE APRENDIZAJE PARA OTRAS EMPRESAS?

Es útil exponer la realidad de que en nuestro país la desigualdad es enorme y hay gente buena, fuerza laboral que está en algún lugar esperando una oportunidad de trabajo con condiciones dignas. Si todo se alinea podemos lograr activar a esas personas, que tengan un ingreso para sus familias dentro de una empresa que los va a capacitar, que les va a dar garantías de empleo seguro, posibilidades de desarrollo y crecimiento. Al sector seguridad nadie llega por vocación, llega por necesidad pero hay gente a quien le gusta, hace carrera y se queda muchos años. Esta es la visión que queremos compartir: hay gente valiosa que pueda aportar mucho a diferentes sectores y es posible llevarlos a donde hacen falta, procurando que estén lo más a gusto posible para poder lograr los objetivos de la empresa.


Grupo IPS de México fue fundada en la Ciudad de México, en 1995, por Armando Zúñiga Salinas y Javier Sosa Salinas. Se especializa en seguridad privada. Cuenta con 9 oficinas de atención especializada en el interior de la República Mexicana y un corporativo centralizado en la Ciudad de México; con un total de 6,655 colaboradores a nivel nacional.

SECTOR DE LA EMPRESA: Seguridad privada.
LOCACIONES: Unidades de Negocio (UNE) en toda la República Mexicana, en Perú y Costa Rica.
HEADCOUNT TOTAL: Grupo IPS México: 5,655 colaboradores Grupo IPS Perú: 1,000 colaboradores.
TOTAL: 6,655 colaboradores.
ROTACIÓN APROXIMADA: Grupo IPS México: índice de rotación 8.6 % mensual al cierre de julio del 2022. Grupo IPS Perú: índice de rotación 2.35 % mensual al cierre de julio del 2022.
PRESUPUESTO DE CAPACITACIÓN Y DESARROLLO: 0.53%.
CERTIFICACIONES, RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS: Great Place to Work (GPTW) 9° lugar en México, 2022. Ranking categoría de más de 5000 colaboradores. Distintivo ESR por 11° año consecutivo. Certificación CRESE (Calidad humana y Responsabilidad Social) a nivel nacional. Great Place to Work (GPTW) Best workplaces for Women 2021; 3° lugar en México, 2021. FOR ALL. Tiempos de reto; Diversidad e Inclusión. México, 2020; Servicios Profesionales. México, 2020. Certificación BASC, ISO 9001, ISO 28000.

CONTACTO
azs@grupoipsmexico.com
contacto@grupoipsmexico.com
55 3734 9080
55 4356 4021

- Publicidad -

artículos relacionados

Artículos recientes

- Publicidad -