- Publicidad -
jueves, febrero 2, 2023

Síguenos en nuestras redes sociales:

- Publicidad -

Acciones de aprendizaje en la educación empresarial

La educación empresarial se sigue recuperando gracias a la agilidad para adaptarse y a la combinación de un enfoque en resultados. Proveedores exitosos han logrado renovar la forma de implementar sus programas sin incurrir en inversiones extras, y comprenden la importancia de integrar nueva información para su renacimiento. Las acciones de aprendizaje y aportes de su talento seguirán siendo el ingrediente secreto.

P

ese a la reducción de ingresos, las oportunidades persisten. De la incertidumbre pasamos a distintos retos y en esa transición en la que muchos aún nos encontramos en distinta medida, es interesante descubrir que, entre ahogarnos en los problemas o tomarlos como una valiosa oportunidad, está la diferencia. Para la educación empresarial, la pandemia ha sido una nueva opción para seguir aportando a la profesionalización.

Para ello, seguirá siendo necesario estar alertas a las preocupaciones y necesidades del mercado, las cuales se resumen en orden de enfoque, en la retención y continuidad de atención de clientes, finanzas (liquidez y control de gastos), alineación y automatización de la cadena operativa, continuidad del negocio, afinamiento del teletrabajo y enfoque en el talento (Ruiz de Chávez, 2020).

Frente a ello, áreas que gestionan educación corporativa han formalizado proyectos de desarrollo del talento, y se han capacitado para aprender métodos adecuados para diseñar e implementar proyectos virtuales con estándares de calidad global. Por otro lado, los proveedores de educación ejecutiva han incursionado en una reinvención de sus servicios con propuestas innovadoras para segmentos focalizados (Escuela de Empresas, 2020).

La información para mejorar la calidad educativa está disponible en Internet, y de cierta forma, renovar programas ha sido retador pero bien logrado por cientos de instituciones, y de ahí los logros académicos que se publican a diario en redes sociales. La nueva oferta se ha caracterizado por el uso de más tecnología, mejor calidad, venta en nuevos segmentos, alianzas entre proveedores, y más atención en los puntos de contacto con clientes.

Las características de la oferta virtual hoy presentan gran variedad de preferencias y con acceso global, quizá la mayor de las últimas décadas. La esencia de su importancia para el crecimiento personal y de los negocios es más relevante que nunca. El verdadero reto para su reinvención se centra en nuevas formas de implementación, y en la capacidad para renunciar a creencias pasadas en favor del aprendizaje y el talento. A nivel global, se ofrecen programas de educación ejecutiva, individuales o corporativos con métodos de enseñanza renovados en modalidad virtual en tiempo real (Harvard Business School, Kellog Executive Education), modelos online con actividades sincrónicas o asincrónicas (EADA, ESAN, ESADE, INSEAD) sesiones online cortas (IAE, INCAE) o modelos híbridos novedosos (IE University, IESE). La variedad es impresionante.

Además, la educación empresarial virtual ha trascendido de una oferta universitaria a un interés propio o para clientes de empresas consultoras (Boston Consulting Group BCG, Gallup, Mckinsey, PwC), organizaciones especializadas exclusivamente en estándares de calidad de la educación continua (International Association for Continuing Education and Training IACET), o asociaciones que promueven el desarrollo del talento (International Society for Performance Improvement ISPI) y la innovación profesional (International Association of Innovation Professionals IAOIP).

Áreas que gestionan educación corporativa han formalizado proyectos de desarrollo del talento, y se han capacitado para aprender métodos adecuados para diseñar e implementar proyectos virtuales con estándares de calidad global.

A casi un año del inicio de la pandemia, el reposicionamiento de programas se ha apalancado además en las capacidades de su talento para crear ofertas acordes al momento. Los equipos exitosos se han adaptado a nuevas prioridades  organizacionales como permanecer en el mercado y al mismo tiempo satisfacer tendencias de diversos sectores y nuevas necesidades virtuales pero con altos estándares de calidad.

Para renacer ha sido necesario cambiar, pero no sólo el producto o su forma de entregarlo. Ha sido necesario renunciar a prácticas del pasado para dar espacio a nueva información. Este tiempo fue más difícil para quienes se apegan a viejas expectativas cuando se requiere adoptar una mente de crecimiento, típica de quienes con curiosidad, autogestión, práctica, retroalimentación y reflexión (Christensen, Gittleson & Smith, 2020), integran intencionalmente nuevas creencias y aprendizajes en su forma de trabajar y aportar.

La educación empresarial virtual ha trascendido de una oferta universitaria a un interés propio o para clientes de empresas consultoras, organizaciones especializadas exclusivamente en estándares de calidad de la educación continua, o asociaciones que promueven el desarrollo del talento y la innovación profesional. Los equipos exitosos se han caracterizado por saber cómo priorizar los proyectos del trabajo y los de la vida personal.

También, los equipos exitosos se han caracterizado por saber cómo priorizar los proyectos del trabajo y los de la vida personal que, en su mayoría, interactúan con su núcleo familiar con más ímpetu y regularidad. Para quienes tienen la bendición de vivir en entornos familiares funcionales y saludables, el equilibrio trabajo-familia es muy valorado y por eso éste se ha potenciado hacia una expectativa del futuro en teletrabajo o normalidad híbrida. Adicionalmente, el renacimiento tiene un matiz personal. Los límites del contacto social en la vida diaria pusieron a prueba algunas acciones comunes y clave para la evolución individual en contextos laborales, familiares y personales. Acciones como aceptar, valorar, agradecer, asumir, adaptarse, actuar, y respetar, han sido pruebas de superación que siguen latentes en el aprendizaje continuo al que toda la gente puede optar, o no. Aceptar que cada ser humano tiene pendientes distintos por superar y por eso nadie es mejor o peor. Valorar lo que ya se tiene frente a los ojos y agradecer por los recursos y las circunstancias porque eso es necesario para aprender. Asumir que cada uno es responsable de su propia vida y crecimiento. Adaptarse a los diferentes escenarios que es la única realidad en la cual se puede actuar, y entonces actuar; y respetar la evolución del resto sin interferir en sus decisiones, ya sea en el trabajo o en casa. Porque el respeto es una forma de servir, y el servicio una forma de amar. La recuperación de la educación profesional seguirá dependiendo de la salud financiera y la agilidad para adaptarse; la renovación dependerá del uso de recursos disponibles para proponer nuevas formas de impartir educación. El renacimiento necesitará además de la integración de información fresca y de la madurez individual para poner en práctica nuevas acciones de aprendizaje.

REFERENCIAS

• Christensen, L., Gittleson J. & Smith, M. (2020, 7 de agosto). The most fundamental skill: intentional learning and the career advantage. Recuperado de:https://www.mckinsey.com/ featured-insights/future-of-work/the-mostfundamental-skill-intentional-learning-andthe-career-advantage

• Escuela de Empresas. EE-News. https:// escueladeempresas.usfq.edu.ec/ee-news/

• International Association for Continuing Education and Training (IACET). www.iacet.org

• Ruiz de Chávez P. (2020). Mejores empresas de Latinoamérica: Gestionando el caos bajo la nueva realidad. Recuperado de: https:// www2.deloitte.com/ec/es/pages/deloitteanalytics/articles/MEC-resultados-encuestaCOVID19-Latam.html

Ana Ma. Novillo
Rameix, Ph.D.

Directora de Escuela de Empresas USFQ

Fundada en el 2005, Escuela de Empresas de la Universidad San Francisco de Quito se especializa en educación empresarial, capacitación, consultoría en desempeño y rendimiento.

www.escueladeempresas.com

- Publicidad -

artículos relacionados

Artículos recientes

- Publicidad -