El salario on-demand llegó para quedarse y es una tendencia global

602

La economía on-demand no sólo está cambiando la forma en que la gente obtiene servicios de entretenimiento, movilidad, conectividad y desarrollo profesional, sino también la forma en la que recibe sus ingresos.

Anivel mundial crece la tendencia de ofrecer el pago del salario ya trabajado (pay on-demand) sin tener que esperar a la quincena. El objetivo es claro: empoderar a los colaboradores dándoles la opción de escoger la mejor manera y el momento ideal para recibir sus ingresos.

En Estados Unidos, grandes empresas como Amazon, Best Buy y Walmart ofrecen este beneficio con un alcance exponencial. La última, por citar un ejemplo, beneficia a más de trescientos mil trabajadores (y sus familias) con este servicio. En el mundo hay una lista de empresas innovadoras que decidieron utilizar la tecnología financiera en beneficio de las personas, generando un incuestionable impacto social. Quienes lideran este movimiento son: minu en México; DailyPay, PayActiv y Rain, en Estados Unidos; Wagestream en Inglaterra; Refyne en India; y Xerpa en Brasil. Es más, de acuerdo con Gartner, un 20% de los trabajadores que laboran por hora en Estados Unidos tendrá su salario on-demand en el 2023, y se espera que en la próxima década más de la mitad de los trabajadores de todo el mundo reciban su salario trabajado cuando lo necesiten sin tener que esperar al día de la nómina.

¿Por qué está ocurriendo esta revolución en el cobro de la nómina?

La primera razón es muy simple: tiene mucho sentido que podamos acceder a lo que es nuestro cuando nosotros queramos. El salario devengado legalmente ya nos pertenece. Si renunciamos a un empleo o la empresa nos despide, ésta tiene la obligación de darnos nuestro salario ya trabajado. En un mundo donde nuestra comida, nuestra música, nuestras películas, entre otras cosas… son on-demand, ¿por qué no obtener nuestro salario —el elemento más importante de nuestra vida financiera— de la misma forma? Recordemos que el pago quincenal es relativamente nuevo. Hace 200 años, cuando todos trabajábamos en fábricas, hubiera sido impensable acabar el horario laboral e irte a casa con las manos vacías. Con los pagos de la nómina a través de transferencias bancarias y la fiscalización vía retenciones se cambió al pago quincenal. ¿La razón? La empresa tendría que calcular impuestos y otras deducciones, por lo que pagar al trabajador el salario ya devengado generaría demasiada carga administrativa e impactaría los flujos de caja de la empresa.

Si bien cobrar los días 01 y 15 es un mecanismo que pretende facilitar a las empresas las gestiones asociadas a los pagos, la realidad es que estas fechas difícilmente corresponden o se ajustan al ciclo de gastos recurrentes de las personas. Y mucho menos responden a imprevistos o emergencias. Otra de las razones de peso para este cambio en los días de pago responde a una necesidad de liquidez. En un país como México —en el que la cultura del ahorro es muy escasa y tres de cada cuatro mexicanos viven de nómina a nómina, recurriendo a préstamos con altos intereses para cubrir sus gastos recurrentes— la flexibilidad que ofrece el salario on-demand es idónea para reducir el estrés financiero, y también el nivel de endeudamiento.

Si bien cobrar los días 01 y 15 es un mecanismo que pretende facilitar a las empresas las gestiones asociadas a los pagos, la realidad es que estas fechas difícilmente corresponden o se ajustan al ciclo de gastos recurrentes de las personas. Y mucho menos responden a imprevistos o emergencias.

De esta forma, el tener acceso al salario ya trabajado es un ganar-ganar que ofrece ventajas importantes tanto para las empresas como para los empleados. Permite, por un lado, que el colaborador se sienta empoderado y tranquilo al poder decidir cuándo retirar sus ingresos para afrontar sus necesidades financieras con fondos propios resultado de su esfuerzo. Por el otro, permite a las empresas cuidar de su capital humano para atraer y retener talento, aumentando la productividad en un 20% al aminorar sus preocupaciones financieras y reduciendo, además, el alto costo de rotación que implican las nuevas contrataciones.

La última razón (pero no menos importante) por la que está ocurriendo esta revolución en el cobro de nómina es que la mayoría de las empresas que ofrecen este tipo de soluciones no cobran por el servicio tecnológico a los empleadores. Su implementación es remota, ágil y no afecta los tiempos y procesos de pago de nómina. En resumen, no representa un riesgo financiero ni una carga administrativa. Con las nuevas tecnologías y el uso de apps para pagos de salarios on-demand, ya no hay excusa para privar de este beneficio a los colaboradores quienes, especialmente en estos tiempos, necesitan cuidar su bienestar financiero.

Paolo Rizzi, Nima Pourshasb, Rafel Niell
Fundadores

Fundada en 2018, minu se especializa en mejorar la salud financiera de los colaboradores en México; ofreciendo a los empleados acceso a su salario ya trabajado cuando lo necesiten, sin tener que esperar al pago de la nómina. Cuenta con el respaldo de un grupo de inversionistas como QED (especialistas en fintechs), y Village Global que lidera Bill Gates, Jeff Bezos y Mark Zuckerberg (quienes apoyan soluciones que tienen impacto social).


https://minu.mx/rh