- Publicidad -
sábado, noviembre 26, 2022

Síguenos en nuestras redes sociales:

- Publicidad -

Expatriados: Retos constantes

El gran crecimiento de la globalización en nuestro entorno actual ha generado que los movimientos de capital humano entre las multinacionales sean cada vez mayores, pero ¿cuál es el objetivo de una empresa al intercambiar personal entre sus filiales? ¿Qué aptitudes debe tener un empleado para ser elegido como próximo expatriado?

¿El intercambio será enriquecedor en el ámbito profesional para el ejecutivo o el cambio de entorno laboral, de país y los problemas de adaptación tendrán el efecto contrario?

La expansión en las compañías es una necesidad, la constante competencia de mercados obliga a crear proyectos más allá de sus fronteras y la mejor manera de desarrollarlos es a través de la fuerza laboral.

Las principales características que buscan en los posibles candidatos son el conocimiento técnico y la experiencia, así como el crecimiento en sus carreras profesionales. En un segundo plano consideran la capacidad de liderazgo, la capacidad de negociación y la capacidad de adaptación cultural, según el estudio realizado por Ernst & Young y el IESE.

Sin embargo, para un seleccionado, la experiencia internacional, el aprendizaje profesional, la promoción interna y los beneficios económicos son los puntos más analizados antes de aceptar la oferta.

Cuando el desarrollo del proyecto está concluido y la oferta es satisfactoria para ambas partes, el proceso de reubicación comienza. Éste es un momento de suma importancia tanto para la empresa, como para el expatriado, pues puede representar el éxito o el fracaso del proyecto. 

En su mayoría, las empresas ofrecen asesoría sobre el país destino, viajes previos de reconocimiento, apoyo en la búsqueda y renta de propiedades y, en su caso, la inserción de toda la familia en un nuevo hogar.

¿QUÉ PARTE DEL PROCESO DE REUBICACIÓN ES EL MÁS PREOCUPANTE PARA UN EXPATRIADO?

Un nuevo trabajo siempre resulta desafiante para cualquier persona, pero cuando éste viene acompañado de un nuevo país, un nuevo idioma y un nuevo entorno cultural, la situación es mucho más compleja y más, si incluye a la familia.

Durante una encuesta realizada por el Banco Internacional HSBC y publicada en el diario The Telegraph se demostró que la parte del proceso de reubicación que más preocupa a un expatriado es el settling in, pues la gran mayoría temen sentirse solos en su nuevo hogar. Por otro lado, cuando vienen acompañados de familia, su constante preocupación es encontrar la adaptación cultural y social para los suyos.

Además de la lejanía de sus seres queridos, encontrar la vivienda ideal es todo un desafío, el expatriado por lo regular tiene una idea clara de lo que desea encontrar, pero en ocasiones esos deseos no son reales en el país destino, simplemente porque los modos de vida, las costumbres e incluso el clima son totalmente diferentes.

Por otro lado, cuando tiene oportunidad de viajar con sus familiares, los retos son diferentes y se amplían de acuerdo a las necesidades de cada uno de los integrantes de la familia, por ejemplo, los requerimientos en materia escolar y formativa suelen ser muy específicos, encontrar el programa educativo adecuado y que cubra las necesidades o que conserve el nivel del país de origen, representan una labor excepcional por parte de las empresas de reubicación, pues regularmente los colegios que ofrecen educación políglota tienen gran demanda y los cupos son limitados.

El hecho de que el plan de estudios no se logre equiparar al del país de origen, puede significar una división en la familia.

Situación poco conveniente para la filial contratante.

Los servicios requeridos por el expatriado también resultan variables en función del tiempo que permanecerá fuera de su lugar de origen; por lo regular, cuando es muy prolongado, el empleado prefiere establecer una dinámica que le otorgue mayor comodidad, arraigo y sensación de pertenencia, por lo cual seguramente decidirá viajar con menaje personal y esto significará una mayor complejidad en la logística de mudanza, o si es necesario renta de mobiliario y administración de propiedad.

Las empresas trasnacionales que fomentan el intercambio de capital humano entre sus filiales suelen ser muy cuidadosas al observar la normatividad en materia migratoria y tienen claro que la eficiencia en la gestión de estos trámites aumentará la productividad de su personal expatriado; esta administración es quizá la que represente mayor importancia para el área de Recursos Humanos de la empresa y, tal vez, la más compleja y especializada.

Es la que definitivamente requiere de asesoría específica por país y por nacionalidad de procedencia.

El reto de la gestión migratoria no sólo radica en la tramitología y en el seguimiento al proceso burocrático, también radica en el entendimiento de la premura y la urgencia que tiene la empresa en cumplir con un proyecto, el cual depende de la posibilidad de que el colaborador pueda desarrollar su trabajo desde el momento en que llega al país destino y pueda hacerlo sin preocupaciones, distractores externos o la necesidad de realizar trámites ajenos al proyecto para el cual fue contratado.

Finalmente, es imposible obviar el tema de la seguridad: los expatriados viven en preocupación constante con este tema, pues sólo tienen como referencia lo que escuchan, leen o ven en los medios de comunicación internacional —ésta puede ser una de las más grandes dificultades para las filiales contratantes, pues deben garantizar en todo momento que el país destino será un lugar seguro y placentero para el expatriado y su familia–.

Las empresas de reubicación se enfrentan a grandes retos, pues deben adaptarse a las necesidades individuales de los transferidos y a las expectativas de la compañía. LARM de México es una empresa comprometida en ofrecer un servicio de excelencia, buscando que todos sus clientes tengan un “suave aterrizaje” en México.

Durante poco más de dos décadas ha sido la primera opción de miles de filiales y empresas que buscan un servicio de reubicación eficiente, pues cuenta con oficinas en 24 países de Latinoamérica y el Caribe. Una organización de repatriación debe centrarse en: Servicios migratorios.

  • Viaje de familiarización y orientación.
  • Búsqueda de hogar y escuelas.
  • Coordinación de mudanza.
  • Renta de muebles.
  • Vivienda temporal.
  • Administración de propiedad.
  • Renovación de contratos.
  • Servicio de transporte.
  • Obtención de documentos oficiales.
  • Seminarios de culturización.
  • Servicios de salida.

Servicios que son de suma importancia y más aún en México, país que se ha convertido en un receptor esencial de inversiones en la última década, pues cuenta con acuerdos comerciales firmados con más de 40 países, además de ser una de las cuatro naciones en disminuir la cantidad de procesos a seguir para la apertura de filiales de empresas transnacionales en su territorio.

También influye la privilegiada ubicación geográfica de México, por el fácil acceso a Norte y Sudamérica y las salidas directas al Océano Pacífico y al Océano Atlántico.

México es sin duda un país de gran potencial, con oportunidades de inversión para prácticamente cualquier tipo de mercado.

- Publicidad -

artículos relacionados

Artículos recientes

- Publicidad -