OCC MUNDIAL: Cómo implementar el home office de manera óptima

40

Por Sergio Porragas, Director de Operaciones (COO) de OCCMundial* 

 Los problemas causados por la pandemia por COVID-19 continúan agudizándose, por lo que las organizaciones evalúan continuamente las acciones necesarias para mantener seguros a sus trabajadores, tales como aplicar filtros para ingresar a los centros de trabajo cuando el semáforo lo permita, otorgar permisos especiales por enfermedad, pero también llevan a cabo iniciativas para mantenerse productivas, lo que en muchos casos se puede lograr gracias al uso de las tecnologías de la información, bajo la modalidad de trabajo remoto o home office.

Tras experimentar la transformación digital del mercado laboral, sabemos que hay retos y oportunidades, como lo es operar bajo el esquema de home office, adaptar distintos procesos productivos a través del uso de la tecnología, además de anteponer el enfoque de las empresas en lo humano.

El trabajo a distancia, con alrededor de dos décadas de existencia, ha evolucionado en los últimos años y hoy es la realidad de un gran número de profesionistas y sus organizaciones, no sólo como consecuencia de los múltiples beneficios de la tecnología, sino también por la tendencia en las organizaciones de ser más flexibles en los espacios y horarios de trabajo.

Un estudio realizado en mayo pasado por la Asociación de Internet MX y OCCMundial reveló que 8 de cada 10 personas, que cuentan con empleo, trabajan bajo la modalidad de trabajo remoto. Esta situación motivó que millones de colaboradores en México se convirtieran en trabajadores 3.0, además, responde a las necesidades de las nuevas generaciones de tener un mejor balance entre la vida personal y profesional, lo que se vuelve indispensable para enfrentar una crisis como la que estamos viviendo.

Es así que gracias a las diferentes herramientas tecnológicas que surgen día a día, los empleados cuyo trabajo se realiza a partir del conocimiento, que tienen actividades con entregables puntuales y que trabajan haciendo uso de la tecnología, pueden realizar prácticamente lo mismo desde su casa sin tener contacto humano, lo que resulta en una gran opción para cumplir con el distanciamiento social y así evitar contagios mayores y, sobre todo, para no afectar la economía de muchas empresas.

Adicional a lo anterior, está el tema de la regulación, con lo que esta modalidad se está formalizando dentro de las empresas. Esto porque en enero de este año se promulgó la reforma al artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo, con la adición del capítulo XII Bis en materia de teletrabajo. Esta regulación nos permite contar con normas claras y justas, que representen un ganar-ganar tanto para las empresas como para los empleados.

Las organizaciones y trabajadores estamos enfrentándonos a diversos retos, desde coordinación y comunicación, hasta desafíos tecnológicos, considerando la posibilidad de  que muchos colaboradores no tengan la conectividad de internet ni el equipo necesario para tener un trabajo virtual efectivo. Es por esta razón, que la nueva regulación obliga a los empleadores a proveer las herramientas indispensables para el buen desarrollo de los puestos, incluyendo el pago justo de la luz e internet.

Es momento de ser parte de un sector empresarial flexible, previsor y responsable que actúe sin miedo e implemente diversas acciones para cuidar a sus colaboradores. Siempre hay algo que aprender de las crisis, la modalidad de home office es una realidad del entorno laboral que está siendo experimentada hoy y que tomará aún mayor fuerza en el futuro cercano.

* El autor es Director de Operaciones (COO) de OCCMundial, el Centro de Carrera Profesional, desde septiembre de 2015 y a partir de entonces ha impulsado el crecimiento anual de más de dos dígitos de la compañía, la apertura de oficinas comerciales en 13 estados del país y la penetración del proceso de reclutamiento en las PyMEs. Anteriormente se desempeñó como Director Comercial y Director de Finanzas de la compañía y bajo su dirección en 2011 se lanzó OCCEducación, unidad de negocio que ofrece opciones educativas de todos los niveles y especialidades. Anteriormente ocupo por más de 12 años puestos internacionales dentro del área de finanzas en Procter & Gamble y también colaboró en Convermex. Graduado con honores, es Licenciado en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas por la Universidad Nuevo Mundo.