- Publicidad -
domingo, febrero 5, 2023

Síguenos en nuestras redes sociales:

- Publicidad -

El desarrollo de habilidades gerenciales fortalece el sector empresarial

El Instituto Nacional del Emprendedor define las habilidades gerenciales como el conjunto de capacidades y conocimientos que una persona posee para realizar actividades de liderazgo y coordinación en el rol de gerente de un grupo de trabajo u organización. Además, es importante incluir en la definición la importancia de la actitud y que cualquier persona, si así lo desea, tiene este conjunto de habilidades.

Si todos los colaboradores tienen tales capacidades y habilidades, ¿qué hacen las organizaciones para beneficiarse y explotarlas dentro de sus equipos? Las acciones estratégicas hoy en día son muy diferentes a las de hace años, hoy los negocios son dinámicos y en constante movimiento, por ello que las organizaciones deben de apostar y confiar en su capital más importante, el capital humano.

Las organizaciones tienen en sus estructuras líderes potencia-les, quienes desde su trinchera ejercen el liderazgo a la imagen y semejanza de lo aprendido de otros líderes.

No se les desarrolla adecuadamente y lo hacen basándose en esa experiencia, por lo que los errores en toma de decisiones y malas prácticas se replican, en algunos casos esto genera líderes con poder jerárquico pero sin influencia en sus equipos de trabajo.

En este sentido, el desarrollo de habilidades gerenciales se relaciona con el liderazgo transformacional, en el que los líderes no solamente se limitan al intercambio de comunicación, sino que producen cambios en la escala de valores, actitudes, compromiso y creencias en sus colaboradores consiguiendo que éstos obtengan un rendimiento más alto que el esperado y mayores niveles de satisfacción en el trabajo.

Es por ello que el sector empresarial se fortalece en términos generales al tener líderes entrenados y capacitados, para esto es necesario identificar los talentos en las empresas y poner manos a la obra para desarrollarlos exitosamente.

Es tan importante el entrenamiento que los propios CEO’s están interesados en recibirlo. En un estudio de la Universidad de Stanford y la empresa de coaching ejecutivo The Miles Group (2013) se determinó que dos de cada tres directores ejecutivos no reciben ningún entrenamiento de liderazgo y al 100% les interesaría recibirlo.

El entrenamiento para desarrollar habilidades gerenciales es de vital importancia para generar competitividad en cualquier sector de negocios, debería darse en el interior de la organización con una cultura de aprendizaje y un adecuado plan de capacitación.

¿Qué tanto sucede esto en las empresas?

Algunas lo logran y otras más están en vías de adoptarlo, sin ello se provoca que los colaboradores busquen por sus propios medios la forma de capacitarse para mejorar su desempeño y desarrollo profesional, ya sea un posgrado, diplomado o cursos especializados que les otorgue mejores herramientas de trabajo.

Esto implica para los colaboradores un gasto no contemplado en su día a día y tiempo adicional para llevarlo a cabo, convirtiéndose a largo plazo en un proyecto personal y profesional que no se vincula con la organización.

Siendo un esfuerzo aislado que se sustenta con compromiso, actitud y motivación propia del colaborador, en vez de existir al interior de la organización un plan de desarrollo de habilidades gerenciales donde el apoyo tanto económico, moral y motivacional provenga del trabajo; no se puede traducir en un compromiso del empleado hacia la empresa y para la empresa, donde el beneficio principal es tener personas con capital intelectual que contribuyan en sostener la ventaja competitiva de la corporación en el mercado.

Por lo tanto, los líderes que desean tener personal mejor preparado deben involucrarse en las necesidades de aprendizaje y desarrollo de los mismos. Llevar a cabo e implementar acciones para la ejecución de habilidades gerenciales o directivas no es una tarea fácil, se requiere de diversos facto-res estratégicos y estructurales, siendo el más importante el compromiso de la empresa con su personal.

Al no hacerlo, en algunos casos el desarrollo de habilidades se ve merma-do debido a la falta de seguimiento e importancia que el colaborador percibe de la organización, dejando en segundo término su desarrollo profesional.

Existe un paradigma obsoleto en donde había líderes que ganaban batallas épicas de manera individual y eran los eternos líderes que duraban por siempre en las organizaciones, las cosas cambian y hoy cada persona puede y debe ser un líder involucrando a sus equipos de trabajo.

Las empresas deben sumar esfuerzos para invertir tiempo y dinero en desarrollar habilidades directivas e incluirlas desde su contratación.

¿Las empresas en México realmente invierten en sus colaboradores para el desarrollo de habilidades gerenciales?

Estudios indican que en general las empresas en México están interesadas en invertir en su capital humano en relación a la remuneración, carga social, capacitación y desarrollo. De acuerdo al reporte ejecutivo de PricewaterhouseCoopers, Efectividad del Capital Humano en América Latina, durante el 2014, en México se inviertieron $2,014USD por cada nueva contratación, aumentó respecto al 2013 en donde se invertía $324USD. En Latinoamerica (LATAM), el país que más invirtió en contrataciones es Argentina que gasta $1,529USD por cada contratación. En Estados Unidos, el promedio de inversión asciende a $1,948USD lo cual representa una baja con respecto al año anterior cuando el costo por nueva contratación fue de $2,300USD. Estos indicadores proyectan un buen panorama de inversión en el capital humano, pero hay mucho por hacer y esto inicia desde cada empresa en conjunto con su visión de negocios.

¿Cómo Contribuimos al desarrollo de habilidades?

Mientras la inversión en el capital humano vaya adoptándose como cultura de desarrollo y crecimiento en nuestro país y como generadora de ventaja competitiva, las organizaciones por conducto de sus líderes deben vincular sus acciones estratégicas con el desarrollo de habilidades gerenciales. El líder se lidera a sí mismo y después a su equipo y como tal debe tener una visión multiplicadora de esfuerzos ejecutan-do dos posiciones importantes: sentirse parte del equipo y confiar en la competitividad de éste.

Los líderes hoy empujan y comparten victorias junto con su equipo de trabajo, no restan ni dividen, suman exponencialmente, por lo que su apoyo y aportación es fundamental para la creación de ambientes de colaboración y coordinación, para ello se determinan cinco grandes acciones:

Identifica: tener conocimiento del personal maximizará las posibilidades de selección del personal con talento, pero sobre todo con actitud, compromiso, competencia y  calidad humana.

Confía: dar votos de confianza abre las puertas al éxito y nos  sorprende de manera grata. Solemos suponer y esto influye en nuestra toma de decisiones y en la manera de percibir a  las personas, convertimos el suponer en asumir. Aquí cono-ces el concepto de delegar.

Retroalimenta: la motivación y retroalimentación en tiempo y forma de actividades y proyectos imprimen vitaminas  y cargas de energía vitales para la mejora continua personal  y profesional, es una combinación perfecta para el beneficio de las empresas.

Explota: disfruta y aprovecha al máximo el potencial de  tus colaboradores, ellos dejan de ser una pieza más en el  engranaje del negocio y comienzan a ser valorados por sus  conocimientos y aptitudes.

Apuesta: transmite la confianza a los colaboradores que serán los agentes de cambio y generadores de conocimientos que persiguen los mismos objetivos del líder y permean en  toda la organización una misma cultura. Lo más importante, debes comprometerte en formar nuevos líderes con calidad  humana, respeto por las personas y capaces de establecer relaciones cálidas.

- Publicidad -

artículos relacionados

Artículos recientes

- Publicidad -