Reskilling revolution: la revolución del aprendizaje para la supervivencia laboral

427

“Vive como si fueras a morir mañana, aprende como si fueras a vivir para siempre”. Esta maravillosa frase de Mahatma Gandhi resume, muchos años después de que la pronunciara, la más cruda realidad laboral a la que nos enfrenta el siglo XXI.

P

or un lado, la nueva demografía nos lleva a sociedades con un elevado envejecimiento poblacional y escasez de relevo generacional, lo cual se traduce en que nuestras carreras laborales también son más largas, es decir, nos va a tocar trabajar muchos más años de lo que creíamos. Veamos algunos de los datos que recojo en el libro Silver Surfers para que nos hagamos una idea de este impacto demográfico:

  • En 2030, el 40% de la población tendrá más de 65 años.
  • De este porcentaje, el 85% serán forever young (estarán sanos física y cognitivamente, y por tanto en activo).
  • En 2050, los mayores de 80 años en el mundo serán 434 millones (el target de mayor crecimiento).

 A su vez, vivimos en un ambiente —propiciado por lo digital— de incertidumbre e inestabilidad muy altas, lo cual nos obliga a adaptarnos a un cambio constante en un mundo profesional en el que no hay garantías de perdurabilidad en un puesto, empresa, e incluso profesión o trabajo. Por tanto, la necesidad de vivir y disfrutar del momento presente, con cierta planificación por supuesto (sobre todo económica), pero sin hacer una proyección estática a largo plazo, resulta lo más sensato. Ya no podemos pensar en disfrutar de la vida cuando nos jubilemos…

En tiempos de cambio, el futuro será para empresas y profesionales ágiles y flexibles. Sin olvidar que además, vivir es un proceso continuo de aprendizaje (lifelong learning). Porque cuando todo cambia, el aprendizaje (adquirir nuevos conocimientos) se convierte en la herramienta de supervivencia clave para la adaptación al cambio y a las nuevas exigencias del mercado. De ahí que el perfil laboral knowmad (nómada del conocimiento) lleve años siendo el que mejor empleabilidad está teniendo, gracias al desarrollo sobre todo de sus competencias blandas. Estamos entrando en el comienzo de una era que podemos llamar de skills revolution (revolución de las competencias) ya que las organizaciones que triunfarán se distinguen por el valor (y tiempo) que dediquen al aprendizaje de sus empleados en la práctica. Antes de que el Covid-19 trastocara nuestras vidas, e incluso potenciara esta necesidad de aprender continuamente, éste ya era un tema de máxima relevancia. Por ejemplo, cuando se celebró el año pasado en Davos-Klosters, Suiza, la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, un encuentro con más de 3,000 líderes políticos, empresariales y sociales, los cuatro grandes temas que se trataron fueron:

  1. La inclusión (equidad de género).
  2. La cooperación (transversalidad).
  3. La inteligencia artificial (el papel de la tecnología).
  4. El reskilling (la revolución del aprendizaje).

¿Y qué significa reskilling? Enseñar a una persona nuevas habilidades. Algo absolutamente imprescindible en un mundo líquido y VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Al igual que la tecnología cambia exponencialmente, los conocimientos también crecen exponencialmente, por lo que es nuestra responsabilidad seguir aprendiendo toda la vida. Y es que, como suelo decir, nuestra empleabilidad es sagrada, por lo que debemos comprometernos con cuidarla y mantenerla.

¿Y qué significa reskilling? Enseñar a una persona nuevas habilidades. Algo absolutamente imprescindible en un mundo líquido y VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). 

La learnability, concepto desarrollado por Mara Swan, Vicepresidenta Ejecutiva de ManpowerGroup, y presentado en Davos un par de años antes, es la capacidad de aprender, para lo que hace falta desarrollar otras capacidades como la curiosidad, interés, sociabilidad (para un buen network) o habilidades digitales para saber, por ejemplo, cómo aprender con eficiencia en el entorno digital. Todas ellas por cierto características del knowmad. Lo cual está muy alineado con otro matiz que es la autogestión: cada persona debe dirigir su propio aprendizaje, aunque la empresa ayude y acompañe en ello. Para gestionar la transformación digital y organizacional en la empresa y potenciar esta supervivencia laboral es necesario el reskilling pero también el upskilling.

Veamos la diferencia entre ambas:

• En el upskilling el profesional se forma en nuevas habilidades que le resulten útiles para su mismo puesto de trabajo (actualización de competencias que ya se tienen).

• El reskilling consiste en aprender otras competencias de otros campos, áreas, y sobre todo asociados a las habilidades blandas. Esto generará trabajadores que son más versátiles y más especializados.

¿Las buenas noticias? Además de que el lifelong learning asociado al reskilling es garantía —dentro de lo que en un mundo VUCA se puede garantizar— de mejor futuro, es que las cuentas salen. Vamos, que implementarlo es rentable para las empresas. Lo confirma el informe Towards a Reskilling Revolution: Industry-Led Action for the Future of Work del Foro Económico Mundial: los beneficios de la implantación del reskilling para impulsar la transformación organizacional son bastante superiores a los costes que tendrán que asumir gobiernos y empresas si no lo hacen. Por tanto, todas las compañías deberían comenzar cuanto antes a elaborar un plan de formación/capacitación interna, con estas competencias soft propias del knowmad (competencias transversales) más las relevantes para el sector/ profesional (especialización). El Foro Económico Mundial señala que el gasto que supone capacitar tecnológicamente a un empleado es un 25% inferior a los beneficios que generaría. Pese al Covid-19, y a las dificultades que trae consigo, hay que intentar no dejar de invertir en los ingredientes clave del futuro del trabajo: innovación y capacitación/aprendizaje.

Ahora es el momento. Aprendamos como si fuéramos a vivir para siempre porque nos quedan —si lo hacemos bien— muchos años de trabajo por delante.

 
 

RAQUEL ROCA

Directora del Máster Gestión del Talento en la Era Digital (LaSalle International Graduate School & LIDlearning), docente, consultora, speaker, autora de los libros Knowmads y Silver Surfers