El Rol del Género en el Mercado Laboral

319

La igualdad de género es un tema cada vez más relevante para la sociedad moderna. Este tópico y su impacto hace que los gestores de talento humano afrontemos un gran reto, a raíz del cual debemos replantear nuestro rol y responsabilidades dentro de las organizaciones. Hoy tenemos la responsabilidad de buscar la igualdad de oportunidades y condiciones laborales tanto para hombres como para mujeres.

P

Por varios años, a nivel mundial, se luchado por buscar la igualdad de género dentro del trabajo. Los esfuerzos para fomentar la participación de la mujer en la fuerza laboral han incrementado y se han generado varias iniciativas para crear espacios de trabajo que permitan a las mujeres tener un balance vida-trabajo. Como resultado de estos esfuerzos, hemos sido testigos, por ejemplo, de cómo Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, gozó de su periodo de maternidad. Sin embargo, es evidente que todavía nos enfrentamos a un sinnúmero de situaciones de desigualdad dentro del ámbito laboral. La mujer sigue estando subrepresentada, especialmente en aquellas posiciones claves para la toma de decisiones, y la brecha salarial de género persiste.

  • La participación de la mujer en el ámbito laboral ecuatoriano

A pesar de que en el Ecuador la población está compuesta mayoritariamente por mujeres (51% vs. 49% de hombres), el número de mujeres trabajando es significativamente menor al de hombres. Esto se puede apreciar al examinar la población económicamente activa (PEA), donde la participación de la mujer es del 42% y la del hombre 58% (ENEMDU, 18). Al analizar el empleo en el Ecuador, resulta evidente la necesidad de realizar más esfuerzos por garantizar la igualdad de género en el ámbito laboral. Se observa que el 48% de los hombres que forman parte de la PEA poseen empleos categorizados como plenos o adecuados; mientras que únicamente un 34% de las mujeres pertenecientes a la PEA se desenvuelven este tipo de empleo.

 

A pesar de la conciencia que existe con respecto a la importancia de la igualdad de género, la participación de la mujer sigue siendo un 16% menor a la del hombre..

 

Lo opuesto se observa al estudiar el empleo no remunerado y el empleo no pleno, donde la mujer tiene participaciones significativamente superiores a las de los hombres. El 32% de las mujeres de la PEA poseen empleos no plenos y el 18% realizan actividades no remunerados; lo cual pone en evidencia la masculinización del trabajo en el Ecuador (ENEMDU, 2018). En PwC Ecuador, estudiamos el rol del género en la fuerza laboral en una muestra de 60 empresas, a partir de lo cual determinamos que, a pesar de la conciencia que existe con respecto a la importancia de la igualdad de género, la participación de la mujer sigue siendo un 16% menor a la del hombre. Mientras que el 58% de la fuerza laboral en estas empresas está compuesta por hombres, el 42% está representada por el género femenino. Esta realidad resulta más preocupante aún si tomamos en cuenta que las organizaciones participantes en el estudio ya han direccionado sus esfuerzos de una u otra forma hacia la igualdad de género.
 
  • La participación de la mujer en posiciones de toma de decisión y liderazgo

Si bien la brecha de participación entre hombres y mujeres se da en todos los niveles organizacionales, es importante reflexionar sobre las diferencias existentes en cargos de liderazgo y toma de decisiones. Es a nivel de ejecutivos donde se agudiza la brecha de participación a favor del hombre. En efecto, el estudio llevado a cabo por PwC Ecuador refleja que, para el grupo de empresas estudiadas, la mayor brecha de participación se identifica en los cargos ejecutivos, donde existe una diferencia del 22% entre hombres y mujeres.

Pero no todo el panorama es negativo. En el caso de los mandos medios, nuestro estudio refleja una menor brecha de participación con respecto a lo observado en mandos ejecutivos. En este caso, la participación de los hombres es 6% mayor a la de las mujeres. Este comportamiento podría ser el reflejo del énfasis que están realizando algunas organizaciones para desarrollar y capacitar a las mujeres e involucrarlas posteriormente en posiciones de toma de decisión y liderazgo. Para los colaboradores, en cambio, la muestra de empresas analizada refleja una brecha de participación a favor de la mujer. Para los ocupantes de cargos a este nivel, se observa una participación del 52% de mujeres y 48% de hombres. El hecho de que para colaboradores y mandos medios la brecha de participación sea cada vez menor nos permite esperanzarnos en relación a que cada vez las organizaciones están destinando más esfuerzos y recursos para garantizar la igualdad de género. La disminución de la brecha para ciertos mandos podría ser un reflejo de que muchas empresas ya tienen planes de carrera y sucesión determinados para sus colaboradores sin importar su género.

 

  • La brecha de ingresos en el Ecuador

La grieta en la participación laboral se ve reflejada en la brecha salarial de género. En el estudio realizado por PwC, se observa que a medida que la primera se cierra, la segunda también disminuye. En general pudimos determinar que, para la muestra de empresas estudiada, los hombres ganan en promedio 14% más que las mujeres. Al estudiar la realidad de nuestro país, la ENIGHUR refleja que para la población «ocupada», el ingreso promedio de las mujeres es de USD 280, mientras que para los hombres es de USD 431 (2011-2012). Esta cifra muestra que los hombres «ocupados» tienen en promedio un ingreso 54% mayor a las mujeres «ocupadas» en el Ecuador, siendo el ingreso promedio de estas últimas menor al salario mínimo vital establecido por ley, que en 2019 se sitúa en USD 394.

 

  • El impacto económico de cerrar las brechas de género

Con base en las cifras expuestas anteriormente, es importante reflexionar acerca del impacto que puede tener el cierre de la brecha de ingresos sobre la economía mundial. Un estudio llevado a cabo por PwC UK para los países de la OECD menciona que, en caso de que la brecha salarial de género promedio de los países pertenecientes a esta organización baje dos puntos porcentuales, la economía crecería en alrededor de USD 3 trillones. En el caso del Ecuador, considerando que la población de mujeres «ocupadas» es de 2 406 482, y asumiendo que el ingreso promedio de la mujer llegase a igualar el del hombre, se generaría en promedio un ingreso adicional de USD 363 378 782 para el país.

 

  • Nuestro rol como gestores de talento humano

Dada la coyuntura a la que nos enfrentamos en la actualidad, es tiempo de replantearnos nuestras responsabilidades y el alcance de nuestra gestión. Teniendo en cuenta que el manejo del talento está en nuestras manos, es nuestro deber y obligación garantizar la igualdad de género dentro de nuestras organizaciones. Esto se puede materializar a través de la garantía de procesos de selección y compensación transparentes e independientes del género del ocupante. Asimismo, como responsables del talento humano, debemos incorporar acciones relacionadas con la diversidad organizacional dentro de nuestra estrategia y propuesta de valor. Es preciso establecer objetivos y metas con respecto a la diversidad de género en el ámbito laboral, comunicarlos de manera clara y transparente e incorporar KPIs que nos permitan evaluar la eficiencia de nuestra gestión con respecto a este tema de interés social.

 

 

PAULINA COBO

Directora de Talento Humano PwC Ecuador

ANDREA MOLINA

Consultora PwC Ecuador

Fundada en 1969, PwC se especializa en en servicios de consultoría tributaria y consultoría organizacional a empresas públicas y privadas.

www.pwc.ec