Equidad y Competitividad

322

Durante siete años, en Deloitte hemos medido la realidad laboral de las mujeres en el país. Con considerables cambios en la mentalidad y práctica de las empresas, hemos visto cómo el talento femenino tiene cada vez mayor presencia en la alta dirección.

E

En la edición 2019 de Mujeres Ejecutivas, en la que participaron 94 empresas con sus importantes respuestas, sobresale un dato que es relevante y abrumador: el 86% de los participantes considera que las políticas de equidad de género contribuyen decisivamente a la competitividad de sus organizaciones. Tomando esta referencia, se abre un cuestionamiento: ¿cuáles son los obstáculos para que aún no se pueda concretar efectivamente esa inclusión de las mujeres ejecutivas a plenitud en las distintas compañías de nuestro país? Sin duda este es el principal desafío que se presenta en la actualidad: crear las condiciones apropiadas para que el talento femenino tenga los espacios que le permitan desarrollar una carrera profesional sin restricciones de ninguna índole.

En un entorno cada vez más competitivo y con desafíos constantes, aquellas empresas que genuinamente consideren la equidad de género como una ventaja estratégica podrán consolidar sus posiciones de liderazgo. Además, si existe esta firme convicción, crearán los mecanismos de inclusión e igualdad de oportunidades como parte de su cultura organizacional. Este estudio de Deloitte es una puerta abierta para conocer y entender estas transformaciones que están sucediendo en el país.

 

El 86% de los participantes considera que las políticas de equidad de género contribuyen decisivamente a la competitividad de sus organizaciones.

 

Si hablamos de condiciones salariales, los empresarios encuestados reconocen que aún persisten diferencias entre la remuneración que reciben hombres y mujeres. ¿Las razones? La primera radica en una menor negociación por parte de las mujeres (25%), seguida por factores culturales que promueven la creencia de que los hombres deben ganar más (24%). A no valorar de igual forma el trabajo le corresponde un 19%, versus el 23% del año anterior.

Un 18% indica que no existen diferencias salariales, mientras que un 8% atribuye estas discrepancias a que las remuneraciones y comisiones son mayores para los hombres. Iniciativas de inclusión, áreas y posiciones destacadas de desempeño de las mujeres ejecutivas, competencias valoradas en la actualidad, situación de quienes son madres y ejecutivas a la vez, oportunidades de desarrollo y bienestar que ofrecen las empresas y políticas públicas vigentes en nuestro entorno laboral, son algunos de los temas que aborda el estudio de Deloitte.

Compartimos con la comunidad empresarial cifras interesantes para que saquen sus propias conclusiones, como un insumo para desarrollar o fortalecer todas las iniciativas tendientes a crear un entorno donde el talento femenino pueda dar lo mejor de sí.

ROBERTO ESTRADA

Socio

Deloitte Consulting

www.andeanecuador.com.ec/