Liderazgo 5.0: las personas al centro de la gestión del talento

1652

597 vistas sitio anterior 

EEn los últimos años el tema que más ha preocupado a las empresas ha sido lo que hemos denominado la industria 4.0, y la inminente llegada de los robots para ocuparse de actividades que nunca imaginamos que podrían ejecutar. Sin embargo, en este mundo tan evolucionado, mientras algunos apenas se están enterando de esta tendencia que inició en 2010 y que se resume en tres elementos: el internet de las cosas, los sistemas cibernéticos físicos y la computación en la nube; ya nos alcanzó la industria 5.0 y el líder tiene que evolucionar.

En esta ocasión vamos a analizar hacia dónde se dirige la maravillosa tarea de ser líder, es decir, cómo evoluciona el liderazgo ante esta nueva revolución humana que coloca a la persona al centro de la gestión del talento, partiendo de la conformación de ambientes colaborativos, en donde unirán esfuerzos las personas con los robots.  

El reto más grande del líder será establecer las bases bajo las cuales se deben gestionar estos espacios colaborativos entre personas y cobots.

Puede sonar increíble e incluso hacernos recordar aquella caricatura de los Supersónicos, en la cual convivían en un mismo ambiente la familia con una robot diseñada para realizar labores domésticas; esta serie en teoría se desarrollaba en el año 2062 y parecía que eso nunca ocurriría, pero resulta que apenas estamos en el 2019 y la ficción de los años 70 ya nos alcanzó. Para comprender mejor esta nueva realidad y el gran reto que tenemos los líderes, vamos a analizar el contexto de la Industria 5.0 y la evolución que han tenido los estilos de liderazgo hasta llegar al liderazgo 5.0. Hagamos un recorrido por la historia para resumir las cinco revoluciones industriales y cómo se gestionaba el talento en esa época:

Primera Revolución Industrial: ocurre a partir de 1786 con la utilización de la máquina de vapor en la industria y el transporte, la producción se volvió en serie y el objetivo principal era la producción en masa. Existía una gran preocupación por la productividad, por lo que el talento de las personas era gestionado a partir de resultados, siempre bajo mucha supervisión.

Segunda Revolución Industrial: inicia a mediados del siglo XIX con el desarrollo de la electricidad y su aplicación a la industria y a la vida doméstica. Se dio mucho enfoque al consumo y los mercados genéricos. La gestión del talento estuvo basada en funciones que permitieran hacer más con menos, es decir, el concepto de eficiencia era vital y los es- tilos de liderazgo estaban bien definidos. 

Tercera Revolución Industrial: se considera a partir de 1920, con el desarrollo de los medios de comunicación (radio, televisión, cine, informática) y los medios de transporte como la aviación. La gestión del talento estuvo basada en la disciplina y el cumplimiento de normas que permitieran mejores resultados. Se dio una verdadera evolución de la gestión del talento, pasando de la adaptación del equipo al líder, a la adaptación del líder al equipo.

Cuarta Revolución Industrial: también conocida como Industria 4.0 —este término comenzó a utilizarse en Alemania, en 2010, y su desarrollo ha sido durante la segunda década del siglo XXI—, destinada a revolucionar la producción gracias al Internet de las cosas, la computación en la nube, la integración de datos y los avances tecnológicos en los sistemas de fabricación. Ha significado un gran cambio en la gestión del talento debido a la convivencia de cuatro o más generaciones en el mundo laboral, y por la necesidad de adaptar el estilo de liderazgo a partir de la conformación generacional del equipo de trabajo.

Quinta Revolución Industrial o Industria 5.0: todavía no ha comenzado, pero está a la vuelta de la esquina. Se basa en la interacción que se dará entre las capacidades humanas con las de los robots, partiendo de que los avances tecnológicos permitirán que la informática cognitiva se relacione mejor con la inteligencia humana, habilitando la aparición de los robots colaborativos conocidos como cobots. El gran reto del líder será conformar estos espacios colaborativos entre personas y cobots, poniendo al centro de la ecuación a la persona y sus habilidades, delegando al robot las actividades más repetitivas, permitiendo así que los humanos sean creativos y aporten valor a las empresas.

Ahora hablemos del líder y su evolución. Durante las primeras dos Revoluciones Industriales, el líder era conocido por el estilo que tenía para dirigir; se llegaron a identificar hasta 10 estilos diferentes de liderazgo, los cuales menciono con base en el resumen de la Escuela Europea de Excelencia:

  1. Liderazgo autocrático: con poder absoluto sobre los colaboradores.
  2. Liderazgo burocrático: hacen todo basado en reglas y son muy rigurosos.
  3. Liderazgo carismático: inspira entusiasmo al equipo y todo se centra en la energía del líder.
  4. Liderazgo democrático: invita a sus colaboradores a tomar en conjunto las decisiones.
  5. Liderazgo laissez-faire: dejan trabajar a sus colaboradores por su cuenta.
  6. Liderazgo orientado a las personas: buscan empoderar a las personas que integran su equipo con un estilo participativo.
  7. Liderazgo orientado a la tarea: están enfocados a lograr resultados a como dé lugar, incluso siendo autocráticos.
  8. Liderazgo transaccional: se basa en un acuerdo de los colaboradores con su líder para obedecerlo a cambio de aceptación.
  9. Liderazgo natural: lleva a cabo el liderazgo de forma simple, sin formalismos.
  10. Liderazgo transformacional: es un estilo de ida y vuelta, el equipo recibe inspiración permanente del líder y el líder recibe apoyo de sus colaboradores. 

Para la Tercera Revolución Industrial surge el liderazgo situacional que asegura que es el líder el que adopta diferentes estilos de liderazgo con base en la situación y el nivel de madurez de los colaboradores, dando como resultado un estilo de liderazgo más eficaz y más acorde a las necesidades del equipo de trabajo. En la Cuarta Revolución Industrial estamos observando la importancia del liderazgo adaptacional que, como su nombre lo dice y a partir del liderazgo situacional, se adapta a las necesidades particulares del equipo y el momento. Surge también el liderazgo generacional que busca integrar por medio de una adecuada convivencia a las distintas generaciones de colaboradores, entendiendo las expectativas que tienen cada una de estas generaciones para potenciar sus fortalezas y convivir en un ambiente armónico. La Quinta Revolución Industrial nos está alcanzando y es vital contar con un líder 5.0 que propicie la conformación de espacios colaborativos entre personas y cobots, en donde las habilidades de ambos trabajen a favor de los resultados de la empresa.

La Quinta Revolución Industrial nos está alcanzando y es vital contar con un líder 5.0 que propicie la conformación de espacios colaborativos entre personas y cobots, en donde las habilidades de ambos trabajen a favor de los resultados de la empresa,

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DEL LÍDER 5.0? 

  • Habilidad para crear redes de colaboración entre personas y cobots.  
  • Enfoque a los resultados, logrando distinguir entre las actividades repetitivas que pueden realizar los cobots y que aportan valor que desarrollan las personas.
  • Capacidad para establecer metas compartidas por los equipos de personas y cobots.  
  • Enfoque al cliente; en esta revolución humana, como se llama también a la Industria 5.0, el líder debe ser sensible a las expectativas del cliente. 
  • Capacidad para crear propuestas de valor a partir del trabajo colaborativo entre personas y cobots.
  • Capacidad para establecer metas compartidas y colaborativas. 
  • Habilidad para actuar de forma incluyente, ya que el reto es cada vez mayor: personas con distintas habilidades, de distintas generaciones, de distintas orientaciones sexuales, con discapacidad y robots colaborativos.

En conclusión, la Industria 5.0 ya está aquí y el líder debe estar preparado para poder potencializar el talento con el que cuente su equipo de trabajo, y la única manera de hacerlo es la capacitación constante y la práctica decidida. El reto más grande del líder será establecer las bases sobre las cuales se deben gestionar estos espacios colaborativos entre personas y cobots, sobre todo por las emociones involucradas; nos tenemos que preparar para esta nueva realidad. Bienvenidos a la Quinta Revolución Industrial.

TE PUEDE INTERESAR LIDERAZGO GENERACIONAL 

ROSALINDA PIZARRO SANTOS

Directora General Espacio Empresarial

Espacio Empresarial fue fundada en 1999. Se especializa en consultoría, incubación de negocios, formación de capacidades, desarrollo y certificación de competencias, gestión de proyectos, eventos empresariales y conferencias. Se caracteriza por brindar servicios integrales moldeados a las necesidades y características de clientes, aliados y socios.

www.espacioempresarial.com.mx