Las dos palabras más importantes que un jefe puede decir

2635

A

Existe una gran verdad detrás del dicho “la gente no renuncia a las empresas, renuncia a los malos jefes”. La mayoría de las veces, las personas se van no porque reciban un pago insuficiente, sino porque se sienten infravaloradas y poco apreciadas. Pero ¿qué puede hacer un jefe para hacer felices a sus empleados? Muchos gerentes piensan que han cumplido con su deber al proporcionar un cheque para pagar un salario, pero eso no es suficiente si se desean empleados comprometidos y productivos.

Todos los grandes líderes saben que los colaboradores de una empresa necesitan sentirse apreciados. Nada funciona mejor que el refuerzo positivo. Investigaciones sugieren que se debe elogiar al menos tres veces más de lo que se critica para mantener contentos a los empleados; en lugar de ser rápido para amonestar, sea expedito en señalar algunas de las buenas tareas que usted ve que hacen sus empleados. Esto no sólo reforzará la idea de lo positivo en las acciones que ellos realizaron, sino que también alentará a otros empleados a hacer lo mismo.

““La gente trabaja por dinero, pero hace un esfuerzo adicional por el reconocimiento, los elogios y las recompensas”.

Dale Carnegie

Los métodos de reconocimiento para los empleados deben adaptarse al tipo de empresa y a la personalidad de cada persona. Las recompensas especiales son menos efectivas si únicamente se otorgan por costumbre o a los mismos colaboradores. No sólo reconozca a quienes tienen el mejor desempeño, sino también a aquellos que ofrecen apoyo, han mejorado o dan lo mejor de sí. Toda contribución de cada miembro del equipo es importante, ya sea pequeña o grande; debería dejar saber esto a su equipo. La apreciación combinada con plan de incentivos es un gran potenciador para la moral y la productividad. Incluso el empleado más lento trabajará lo mejor que pueda si sabe que sus esfuerzos son apreciados.

No cuesta mucho dejar saber a los colaboradores cuánto los valoramos.

  • Reprima en privado, elogie en público. Realice su congratulación de manera oportuna y específica.
  • Personalice su agradecimiento, dando detalles sobre cómo ha contribuido el empleado. Reconozca el esfuerzo de sus colaboradores durante reuniones.
  • Recuerde informar también a los super- visores de los colaboradores reconocidos. “No me lo digas sólo a mí, díselo a mi jefe”.
  • Organice un desayuno o almuerzo al azar.
  • Entregue un regalo relevante; incluso algo que pueda ayudarle a realizar su trabajo de mejor manera.
  • Otorgue tiempo libre.

Las acciones hablan más que las palabras. Decir “gracias” tiene un significado real si los empleados saben que usted es una persona auténtica. Sea un líder que realmente se preocupa por sus empleados. Otras grandes frases que van de la mano con “gracias” son:

  • Gran trabajo.
  • Bien hecho.
  • Lo siento.
  • ¿Cómo puedo apoyarte?
  • ¿Cuál es tu opinión?

También es importante reconocer el trabajo arduo y los esfuerzos de los empleados, incluso cuando las cosas no salen como estaban planeadas. No debemos asumir automáticamente que un objetivo no alcanzado significa que el equipo no ha hecho todo lo posible para lograrlo.

Dos de los deseos humanos más básicos son la validación y el aprecio: debemos sentir que importamos. La gente quiere sentirse apreciada, respetada e incluida. La buena noticia es que incluso si usted invierte siquiera una pequeña cantidad de tiempo para apreciar a su equipo, puede ahorrarse a sí mismo, y al resultado final, grandes contrariedades. A veces, lo que más cuenta son las pequeñas cosas que hacemos; esperar demasiado para apreciar a sus empleados podría hacer que ellos se sientan resentidos. No sólo que los empleados subestimados cuestan más cuando (inevitablemente) se van, sino que cuestan mucho más si se quedan (trabajo deficiente, mal servicio al cliente y productividad reducida).

Elija ver lo mejor en los demás, elija ver qué los hace tan increíbles. Hágales saber las cosas asombrosas que ve en ellos. Apueste por las fortalezas de su equipo y todos ganarán. Entonces diga “gracias” y aprecie a los demás con más frecuencia. Que esto sea una de sus resoluciones de ahora en adelante y cosechará los beneficios. 

BRIGETTE HYACINTH

Autora del libro El futuro del liderazgo: Aumento de la automatización, robótica e inteligencia artificial. Conferencista internacional.