Incentivos para empleados, la mejor forma de generar productividad

184

1365 vistas sitio anterior

NNo importa la industria o el tamaño de tu negocio, los empleados felices y comprometidos se pueden convertir en el mejor de tus activos. Es bien sabido que perder a un buen empleado le cuesta dinero a la empresa, así como tiempo para recontratar y capacitar a la nueva persona, y en general, afecta la cultura y la moral de la compañía generando menor productividad en los equipos de trabajo.

Para asegurar el compromiso de los empleados, es importante que comprendan los objetivos de la corporación y cómo su rol y su trabajo impactan en el resultado de los mismos. Para que esto suceda, los empleados necesitan sentirse valorados y reconocidos por su trabajo; en caso de no sentirse así, muy probablemente buscarán otras alternativas de empleo. Una pieza fundamental en este rompecabezas son los incentivos. Las nuevas generaciones han recibido este tipo de estímulos desde el día uno; sólo basta recordar cuando eras niño, si sacabas buenas calificaciones, seguro tus papás te premiaban con algo y eso era una motivación para que el siguiente mes te esforzaras para obtener una calificación igual o mejor.

El departamento de RH debe enfocarse en garantizar la experiencia de cada empleado de forma individual.

Conforme te has convertido en adulto, has seguido recibiendo recompensas por tus logros, la diferencia es que ahora ya no te los dan tus papás, sino tu jefe o empleador. En esta época, los programas de incentivos que son diseñados y administrados de la manera correcta son verdaderos diferenciadores y generan una ventaja competitiva. Está comprobado que la mayoría de los empleados están a favor de los incentivos corporativos, porque los hace sentir satisfechos, productivos y comprometidos con la organización. Algo que es importante mencionar es que cada empleado tiene sus propios motivadores, gustos y preferencias, por eso las organizaciones están obligadas a buscar opciones para balancear el tipo de incentivos que deben darles a sus empleados. Lo que hoy busca la fuerza de trabajo es recibir premios de forma individual, no grupal.

Por lo anterior, el departamento de RH debe enfocarse en garantizar la experiencia de cada empleado de forma individual. Pero el reto no es sencillo; conocer a detalle a cada empleado en organizaciones que se rigen por resultados no es tarea fácil. Una buena forma de conseguir la información es a través de encuestas de perfiles que muestren preferencias y actitudes. Esto, en definitiva, ayudará a los tomadores de decisiones a entender de una mejor manera los motivadores individuales, especialmente en organizaciones grandes. Hay que comprender esa delgada línea entre las buenas y las malas recompensas, de acuerdo a la percepción de los empleados. Para evitar ese tipo de situaciones en donde algo que va dirigido con la intención de motivar genere disgusto, es importante tomar nota de los siguientes puntos:

Alinear el valor percibido del incentivo al logro que se está reconociendo y comunicarlo: algunas veces, por el tamaño de la organización o por temas de tiempo, las empresas utilizan medios digitales y tecnológicos para premiar a sus empleados. Sin embargo, la interacción en persona es algo que la fuerza de trabajo valora mucho.  El cómo es entregado o comunicado el premio, es tan importante como la recompensa en sí; en algunos casos, hasta más relevante. Si el jefe no interactúa con sus subordinados en el día a día, hay que idear formas para que conozcan a sus empleados de manera personal, con la finalidad de conocer sus gustos y preferencias en cuanto a reconocimientos e incentivos.

Contar con una amplia gama de opciones de incentivos que pueda adaptarse a los diferentes tipos de empleados, especialmente pensando en la variedad de generaciones que puede haber en la empresa: comúnmente hay tres o más generaciones en las organizaciones; por ello, una sola opción de incentivos no funciona. Es necesario entender las diferencias que puede haber en experiencias, preferencias y creencias asociadas a la generación de los empleados para garantizar el éxito de los reconocimientos otorgados. Si es necesario, se puede ejecutar una encuesta con preguntas muy específicas: ¿cómo te sientes con el programa de incentivos actual? ¿Te gustan las recompensas? ¿Empatan con tus gustos, preferencias y necesidades? ¿Hay algunas recompensas que no estén en las opciones y quisieras tener?

Los empleados valoran la equidad:  un detalle en el que los empleados ponen mucha atención es la equidad, ya que dependiendo de las formas de recompensarlos se pueden generar malas interpretaciones. Para combatir este tipo de problemas, la organización puede hacer uso de herramientas como nominaciones de diferentes empleados por su rendimiento y así, de manera justa, recompensar a quien más lo merezca; de esa forma se puede aminorar el efecto de posibles favoritismos.

También hay un factor emocional ligado directamente con los incentivos. Hace muchos años, la gente estaba feliz con la posibilidad de pasar más tiempo con sus familias o haciendo lo que más les gusta. Pero con el paso del tiempo, han habido cambios y hoy ya no es suficiente un balance entre vida personal y trabajo. El compromiso de los empleados no fluye de la mente, sino de sus emociones, por eso la importancia de sistemas de reconocimiento bien diseñados y personalizados es la clave para direccionar los niveles de compromiso en la fuerza laboral. El cómo se siente un empleado en su trabajo tiene un impacto muy fuerte en su desarrollo dentro de la empresa. Como profesionales de RH, se debe tener siempre en mente la frase: “cuida de tu personal”. En febrero de 2015, en el artículo de FastCompany.com, la profesora de la Universidad de Carolina del Norte, Barbara Fredrickson, lo explica de la siguiente forma: “Cuando se logra que las personas se sientan cuidadas, retroalimentadas y en búsqueda de su crecimiento profesional, es muy útil para la organización, ya que esos sentimientos impulsan el compromiso y lealtad, como sucedería en cualquier relación. Si como empleado te sientes visto, entendido, valorado y apreciado, eso automáticamente te enganchará a comprometerte con el equipo.

Así es como funcionan las emociones positivas”. Comprender la demografía de los empleados y alinear el dato al programa de incentivos es muy importante: los programas deben ser diseñados reflejando el perfil sociodemográfico de la compañía. Por ejemplo, si eres una planta manufacturera, los empleados tienen mayor interés en productos y cosas básicas, como comida, ropa, sustento y vida familiar; los premios aspiracionales, como una máquina de café sofisticada, no sería una opción para ellos porque tienen necesidades más inmediatas que atender. También es fundamental considerar la edad para la elección de incentivos. La generación millennial (21-34 años) valora mucho los incentivos porque han crecido con este tipo de elementos, están acostumbrados a socializar con sus compañeros, a recibir gratificaciones de forma instantánea y a recibir recompensas y reconocimientos cada vez que se complete algún objetivo.

El compromiso de los empleados no fluye de la mente, sino de sus emociones, por eso la importancia de sistemas de reconocimiento bien diseñados y personalizados es la clave para direccionar los niveles de compromiso en la fuerza laboral.

Como consecuencia, los millennials obtienen una fuerte satisfacción por reconocimiento y eso, a su vez, aumenta sus niveles de compromiso y productividad, comparado con otros grupos de edad. Es imposible complacer a todas las personas al mismo tiempo; sin embargo, cuando haces uso de mejores prácticas basadas en la retroalimentación de los empleados y en estudios de la industria en la que participas —considerando datos demográficos, comunicación, recompensas significativas—, alineadas a los objetivos de la empresa, seguro tienes una mayor oportunidad de encajar con los gustos y preferencias de tu fuerza de trabajo y, como consecuencia, de incentivarlos de la forma más conveniente para lograr mayor productividad y compromiso en tu empresa.

KRYSTAL SALINAS

Gerente de Marketing Blackhawk Network México

Blackhawk Network fue fundada en Estados Unidos en 2001 e inicia operaciones en México en 2009. 

Blackhawk insentives logo RH en las Empresas

Se especializa en la venta y distribución de tarjetas de regalo de marcas reconocidas para incentivar a empleados, clientes, socios, etcétera. Ofrece una atractiva plataforma para lograr la interacción y reconocimiento de empleados, dependiendo de la necesidad de la empresa.

www.hawkincentives.mx  www.hawkincentivesmexico.com.mx