Herramientas lúdicas para conseguir resultados

487

1209 vistas sitio anterior

 JJugar es más que entretenimiento; motiva para un propósito en las organizaciones. Jugar crea experiencias que fortalecen la cultura organizacional, siempre trabajando con lo más importante en las empresas: las personas.

Cada vez más, las organizaciones alinean su cultura y filosofía considerando lo más importante que tienen en ellas, el talento humano, enfocando la formación y desarrollo en ellos, con sus cualidades, defectos, emociones, conocimiento, etc. Pero aun con ese interés por desarrollar el talento y cambiar la manera en que las personas se desenvuelven en sus tareas, ¿por qué hay que obligarlas a formar parte del proceso?, ¿por qué consideran que esos espacios son aburridos?, ¿por qué muchas de ellas se distraen fácilmente o tienen una retención muy baja? Y yendo más allá, ¿por qué esos espacios de desarrollo son considerados gastos en vez de inversiones? En respuesta a todas estas preguntas, estimular la motivación intrínseca de las personas es fundamental para obtener mejores resultados en el proceso de formación, desarrollo y ejecución. De ahí que las herramientas que nos permiten aprender haciendo, nos dan unos elementos fundamentalmente más efectivos que la simple transmisión de conocimiento por conceptualización y memoria.

Aunque con ello no se quiere enfrentar o dar menos valor a la formación cognitiva por comprensión y manipulación de símbolos (formación tradicional), sino tener una mirada más holística que
incluya el aprendizaje y adaptación a través de la experiencia.

David A. Kolb, uno de los más influyentes investigadores acerca de lo que él denomina Experiential Learning Theory, apoyado en teorías de otros reconocidos de la historia como Kurt Lewin y Jean Piaget, en su libro Experiential Learning define un proceso de aprendizaje como un ciclo que comienza colocando a las personas en una “experiencia concreta”, donde se adquiere el conocimiento por aprehensión al no tener necesidad de aplicar actos racionales ni analíticos, sino a través de la inmersión donde recibe información de manera instantánea. Luego, a través de la “observación reflexiva”, se toma una mirada más crítica de la fase anterior, enfocándose en comprender las situaciones experimentadas y no quedarse simplemente en una experiencia vivida. Así, siguiendo con la fase donde se ubica la formación tradicional –llamada “conceptualización abstracta”– se analizan, comprenden, forman y encaminan las teorías, símbolos, modelos y conceptos para darle una mejor forma y entendimiento a la experimentación.

CICLO DEL APRENDIZAJE A TRAVÉS DE LA EXPERIENCIA

Termina el ciclo con la “experimentación activa”, donde se incita a probar lo analizado, fomentar el cambio en el entorno e influenciar un modelo de comportamiento. Ahora bien, lo anterior se denomina ciclo porque retorna nuevamente al primer paso, aunque en un nuevo estado de la “experiencia concreta”, porque siempre que adquirimos un nuevo conocimiento no siempre volvemos al mismo punto de nuestra historia. Imaginemos que queremos formar mejores líderes, equipos de mayor rendimiento, incrementar la empatía o estimular la creatividad, cualquier evento que requiera un esfuerzo dentro de la organización. Aplicado a las empresas, en la “experiencia concreta” los juegos nos ubican en un mundo con reglas, decisiones, incertidumbre, temáticas básicas o de desarrollo; nos involucran de manera natural y decidida, partiendo de la base que a todos nos gusta jugar.

Todo alrededor de lo que intencionalmente queremos trabajar. Luego, en la “observación reflexiva” vamos más allá que el simple entretenimiento; tomamos muestras haciendo introspección y análisis, dando una mirada más consciente que el simple placer de jugar, entendiendo que el juego nos entrega retroalimentación inmediata. Así, cuando llegamos a la “conceptualización abstracta” hacemos un paralelismo entre el concepto y lo que vivimos, analizamos la teoría y parámetros, creando un marco con el que probamos y ajustamos nuestro pro- ceder en la “experimentación activa”. Para seguir experimentando, viviendo, como lo hacemos en nuestro día a día.

EL JUEGO COMO EXPERIENCIA Y HERRAMIENTA

Un punto de coincidencia entre la experiencia, el aprendizaje, la productividad, y las herramientas lúdicas (juegos) aplicadas en las organizaciones, se soporta en el aprendizaje a través de la experiencia; además con tres principios básicos que explican cómo el juego agrega mayor motivación intrínseca, incrementando la retención a largo plazo, haciendo algo que gusta, con mayor enfoque, sumado a una alta orientación hacia los resultados, sin olvidar el entretenimiento mientras lo vivimos.

Estos principios son:

Somos lo que somos jugando: cuando jugamos y nos gusta, nos desinhibimos, bajamos barreras, disminuimos los egos; el juego nos empareja en su mundo de reglas y sin máscaras, mostrando comportamientos más naturales, permitiéndonos conocer mucho mejor a las personas.

El juego produce recompensas emocionales: cuando jugamos nos orientamos a resultados que no siempre responden a motivaciones extrínsecas. Aquí conectamos con nuestras emociones y podemos encontrar ese motor interno que nos lleva a cumplir nuestros objetivos.

El juego es un elemento que nos sirve para sentir y comprender: ese mundo y sus decisiones nos permiten cono- cernos mejor a nosotros mismos, así como conocer a quienes nos rodean.

Coloquémonos en una posición de líder: ¿será clave saber quiénes son realmente las personas que nos rodean, qué los motiva y cómo sienten y comprenden su entorno?

Desde niños jugamos, luego crecemos y se nos olvida que con juegos aprendimos. Como adultos no siempre asociamos espacios productivos con juegos y pensamos erróneamente que al jugar estamos perdiendo el tiempo. Pero jugar puede hacer que sepamos realmente cómo sentimos e interactuamos con nuestro entorno.
Como ejemplo coloquémonos en una posición de líder: ¿será clave saber quiénes son realmente las personas que nos rodean, qué los motiva y cómo sienten y comprenden su entorno? Indudablemente sería una información muy valiosa para conseguir mejores resultados… pero falta algo. Cómo esos tres principios nos sirven para generar mayor conocimiento de las personas, sin máscaras, sin barreras; conociendo cómo somos realmente, ayuda a generar lazos más fuertes y mayor confianza para cimentar bases que formen verdaderos equipos.

APLICACIONES

Desde un punto de vista práctico, el juego da la versatilidad de ser aplicado en muchas áreas, como la identificación y desarrollo de competencias, formación de mejores líderes, fortalecimiento de la comunicación, orientación hacia el trabajo como equipos verdaderos, incremento de la empatía, estimulación de la creatividad, desarrollo de una mejor planeación, fomento de la estrategia, integración, entre otras dimensiones, cuya diferencia con espacios tradicionales está en las herramientas y las ventajas del uso del juego con sus superiores beneficios. Otro campo de acción con valor está en establecer elementos particulares usados en los juegos en procesos a nivel empresarial, es decir, facilitar un proceso insertándoles mecánicas de juego para mejorar su implementación, desarrollo, ejecución y motivación, siempre alineado a la cultura organizacional.

Por ejemplo, transformar un programa de inducción en un espacio más divertido que genere motivación, identidad y aprender haciendo. Otro ejemplo, desplegar objetivos del plan estratégico a través de una mecánica de juego que facilite el entendimiento y adopción. Otro más, desarrollar un espacio lúdico dirigido a clientes; que viviendo una experiencia tengan una mayor recordación de nuestros productos y servicios. Otro ejemplo más, fomentar las interacciones entre las personas de una línea de producción usando un juego de mesa donde viven los casos frecuentes y, entre todos, solucionar los problemas que podrían impactar para obtener un mejor desempeño. Los beneficios que entregan este tipo de espacios usando herramientas lúdicas tienen un impacto sobre las personas, aumentando su enfoque en los contenidos, teniendo una mayor concentración en largos periodos, incrementando la retención de conocimiento en un mayor plazo, generando motivación natural, sin obligaciones, con alta orientación a resultados, estimulando la creatividad, incluyendo la diversión y entretenimiento como factores clave del aprendizaje, además de crear experiencias de mayor sensibilidad y recordación. Todo ello para aumentar el desempeño, resultados y productividad; por lo cual, en Explayrience nos dedicamos a diseñar experiencias a través de juegos. Sabemos que fortalecer la cultura organizacional, trabajar con las personas, incrementar la motivación para conseguir retos más grandes, vivir nuestra propia filosofía, crear espacios creativos, es parte de lo que nos hace ser lo que somos, así también, jugando.

ENRIQUE ROA CABANA

Director General Explayrience International

Explayrience International fue fundada en 2012. Se especializa en diseño de juegos y experiencias lúdicas aplicadas al desarrollo de competencias, fortalecimiento de procesos y desarrollo de proyectos para los sectores empresarial, educativo y cultural.

www.explayrience.com