Desarrollo de carrera 4.0: las nuevas claves de la empleabilidad

235

RRecientemente leí un libro breve llamado Up is Not the Only Way (algo así como “hacia arriba no es el único camino”), donde tres consultoras estadounidenses analizaban las nuevas claves del desarrollo de carrera

Las autoras parten señalando:

  • La “escalera” asociada al crecimiento de carrera (con una ruta predefinida y ascendente) está pasada de moda. Desaconsejan tener como aspiración de carrera ser gerente. El nuevo contexto ha llevado a las empresas a tener estructuras cada vez más livianas, con menos niveles (layers) y cargos de management.
  • Están cambiando las reglas del juego en la gestión del talento. En los talent reviews cada vez se privilegia más a profesionales con amplitud de habilidades (generalistas) versus los especialistas.
  • La valoración de la “calidad de vida” aparece con fuerza en los últimos 15 años, dejando atrás una generación de yuppies estilo Charlie Sheen en Wall Street, para quienes el trabajo lo era todo y podían matar por seguir ascendiendo (¡menos mal!).
  • El contexto de negocios y la disrupción de nuevas tecnologías nos lleva a que los cargos cambien con mayor frecuencia y que aparezcan nuevas posiciones (Community Manager, Technical Evangelist, Data Analyst).

Las reglas del desarrollo de carrera han cambiado. La meta de ser gerente pierde fuerza en un contexto donde las estructuras organizacionales son cada vez más livianas y disminuyen los cargos de management . Se recomienda adoptar un enfoque multivariado del plan de carrera, a través de seis opciones de experiencias que aportarán a tu crecimiento profesional, incluso sin cambiarte de cargo.

 

SI TODO ESTO CAMBIÓ, ¿CUÁLES SON LAS NUEVAS REGLAS DEL JUEGO?

La clave, señalan, consiste en tener una mirada mucho más amplia y rica de tu propio desarrollo de carrera. Esto te dará más alternativas y más posibilidades de éxito que si apuestas todo por una sola meta (ser gerente). El crecimiento profesional se basa en el aprendizaje constante, en avanzar con microcambios, estar expuesto a diversidad de experiencias, recibir retroalimentación (no sólo del jefe) y aprender a través de otros. Por ello, es importante definir al menos dos o tres alternativas para tu desarrollo de carrera actual, que no necesariamente implican un cambio de rol. Las elecciones de carrera deben considerar tres aspectos:

  • Tus habilidades (para qué eres bueno).
  • Tus intereses (qué disfrutas hacer).
  • Tus valores (qué es importante para ti).

SEIS CAMINOS DE DESARROLLO DE CARRERA

Tomando en cuenta estos tres elementos, puedes escoger qué caminos seguir para tu plan de carrera. Tus  habilidades  te abren puertas a ciertas profesiones y áreas donde puedes trabajar; si tus intereses están en un área donde no tienes experiencia, pero de verdad te apasiona (por ejemplo, Marketing) puedes ponerte como meta la vía “exploratoria” y tomar desafíos de esta área que no impliquen más del 10-20% de tu tiempo. Por último, los valores hablan de lo que es importante para ti, y te llevan a delimitar cargos o empresas donde desarrollarte. Por ejemplo, pasarlo bien en el trabajo, aportar socialmente o tener balance vida-trabajo son valores que no están presentes en todas las empresas, y eso tienes que evaluarlo como parte de tu plan profesional. El siguiente paso es ser consistente con tus habilidades, intereses y valores para poder elegir un camino en el desarrollo de tu carrera; las opciones son:

  1. Enriquecimiento:  crece dentro de tu propio cargo. Toma proyectos nuevos, ten más visibilidad, conecta con otros equipos.
  2. Exploratorio:  si trabajas en Recursos Humanos pero siempre te fascinó Marketing, conoce más de esta área haciendo shadowing, participando en actividades conjuntas, tomando un proyecto adicional a tu rol.
  3. Lateral:  toma un nuevo cargo lateral, dentro o fuera de tu área. Esto te permitirá adquirir nuevas habilidades, conocimientos y ampliar tu networking. 
  4. Realineamiento: es totalmente válido buscar un cargo con menor nivel de responsabilidades. Ya sea por una mejor calidad de vida —por ejemplo, una profesional que acaba de tener su tercer hijo y quiere tener más tiempo— o en el caso de una persona a quien no le gusta tener personas a cargo y quiere volver a un rol de contribuidor individual.
  5. Vertical:  tomar un cargo de mayores responsabilidades sigue siendo una opción. Lo importante es que no sea la única, y que previamente busques ampliar tus habilidades para desempeñar este nuevo rol, por ejemplo, siendo mentor de otros.
  6. Relocación: si ves que no encontrarás el crecimiento de carrera dentro de tu organización, es válido buscar alternativas en otra empresa que se ajuste a tus valores, intereses y habilidades.

Tomando en cuenta lo anterior, podemos decir que en el nuevo mundo laboral ya no será válido medir tu reputación con base en el nombre de tu puesto, el número de personas que tienes a cargo o el tamaño de tu oficina. Los profesionales con mejor empleabilidad serán aquellos que sepan navegar en el cambio, tengan apertura al aprendizaje, sepan orquestar equipos multifuncionales y cuenten con una diversidad de experiencias y habilidades. Preocúpate si llevas más de cinco años ejerciendo el mismo rol, lejos de ser una señal de estabilidad puede dar cuenta de excesivo confort, aversión al riesgo y poca apertura al cambio.

Artículo originalmente publicado en www.hrconnect.cl/

 

DENISSE GOLDFARB

VP de Recursos Humanos, Walmart Chile. Experta en futuro del trabajo, desarrollo de carrera y diversidad e inclusión.
Colaboradora en www.hrconnect.cl