Reforma Energética y Formación de Talento para el Sector

A partir de la implementación de la Reforma Energética en México ha cambiado el rumbo de la exploración y producción de hidrocarburos en el país, y se está transformando la manera de producir electricidad. Además, la investigación y desarrollo tecnológico han actuado como un motor transformador del sector en general. Pero, sobre todo, esto ha provocado un cambio radical en los estándares, metodologías y nivel de la formación y capacitación para el sector.

La implementación de la Reforma Energética impuso nuevas reglas de operación del sector a lo largo de toda su cadena de valor. Dichas reglas tienen el objetivo de equiparar al sector con estándares internacionales de competencia y optimizar el uso de los recursos energéticos con mejores precios para los consumidores; busca contribuir al desarrollo económico y social del país.

Un componente esencial de la Reforma es el talento. La escasez de mano de obra calificada es un reto a nivel global, por lo que no sólo México lo enfrenta. La matriz energética se ha transformado sensiblemente en los últimos años; la transición energética, las metas de reducción de emisiones y el uso cada vez mayor de tecnologías limpias o sustentables afectan la demanda de talento, así como su composición.

La Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios establece las metas de generación de energías limpias del 35% al 2024, 37.7% al 2030, y 50% al 2050. De acuerdo con el Reporte de Avance de Energías Limpias, al cierre del primer semestre de 2017, México generó el 20.82% de su energía eléctrica con fuentes limpias (15.51% de fuentes renovables y 5.31% de otras).

Al implementar la Reforma fue palpable el reto de la futura insuficiencia de talento con las habilidades y competencias diferenciadas y acordes con las expectativas del nuevo mercado energético. Para contribuir a superar este reto, en septiembre de 2014 la Secretaría de Energía (SENER), junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) dieron a conocer el Programa Estratégico de Formación de Recursos Humanos en Materia Energética (PEFRHME).

Este programa se creó para servir como una caja de herramientas que contribuya a cerrar la brecha entre oferta y demanda de talento, mediante acciones para contar con cuatro condiciones estratégicas: información oportuna y suficiente para la toma de decisiones; personal calificado para atender las operaciones del sector; talento que aplica, genera conocimiento, productos y servicios de alto valor; y sector energético que atrae talento.

La SENER es responsable junto con el CONACyT de la instrumentación de los Fondos Sectoriales de Energía, el Fondo Sectorial CONACyT-Secretaría de Energía Hidrocarburos (FH) y el Fondo Sectorial CONACyT-Secretaría de Energía Sustentabilidad Energética (FSE). Estos son instrumentos para impulsar la investigación científica y tecnológica aplicada, así como la adopción, innovación, asimilación y desarrollo tecnológico, además de la formación de recursos humanos especializados.

Mediante la aplicación de los recursos disponibles en los Fondos Sectoriales de Energía, se diseñan, impulsan y despliegan iniciativas, programas y convocatorias para contribuir a la existencia de las cuatro condiciones estratégicas del PEFRHME. Una de las acciones anunciadas como parte del programa fue el otorgamiento de más de 60 mil becas de nivel técnico, superior, especialidad y posgrado. Dicha meta se ha rebasado, una vez que a abril de 2018 se han otorgado 115,443 apoyos distribuidos entre iniciativas comprendidas en las cuatro condiciones estratégicas.
Las iniciativas se han desarrollado en los dos subsectores: hidrocarburos y sustentabilidad energética.

Información oportuna para mejorar la toma de decisiones

Las inversiones de los contratos de Exploración y Extracción de las Rondas 1 y 2, y las asociaciones estratégicas de PEMEX están estimadas en 61,012 MDD para los próximos 25 años. A la fecha, se han asignado 72 áreas contractuales. Cada contrato generará una derrama económica a lo largo de los eslabones de la cadena de valor que se vean afectados. Asimismo, por cada contrato de exploración y/o producción se generará una demanda específica de fuerza laboral. Alrededor del mundo se realizan diferentes ejercicios de proyección de dicha demanda, por ejemplo, de acuerdo con Forbes, por cada empleo que se genera por extraer petróleo, se generan tres más para refinarlo y 20 más para convertirlo en petroquímicos.

Debido a la estructura de la cadena de valor de los hidrocarburos en México, no todos los empleos indirectos se producirán en el país. Partiendo de la condición estratégica: información oportuna y suficiente para la toma de decisiones, la SENER se planteó poner a disposición de los jugadores en el mercado, información que les permita tomar las mejores decisiones de inversión y planeación operativa. Para contar con una aproximación a la prospectiva de talento derivado de las Rondas y Subastas de energía, se determinó un grupo de ocupaciones prioritarias para el sector y a cada una se le asignó un multiplicador de empleo determinado (ver gráfico).

De acuerdo con el ejercicio prospectivo realizado, las áreas asignadas en las rondas 1 y 2 generarán un máximo de 43,017 empleos directos en 2030 y 116,145 indirectos. El número de empleos se calculó a partir de un multiplicador por producción de barriles de petróleo diarios, tomando en cuenta una producción máxima de 985 mdb dentro del periodo 2017-2071. Con las tres Subastas Eléctricas de Largo Plazo se contempla una inversión de 8,600 MDD para establecer en México 65 nuevas centrales eléctricas, 40 solares y 25 eólicas, lo cual permitirá aumentar la capacidad en estas tecnologías limpias en 400%. Derivado del ejercicio prospectivo realizado, se determinó que se demandarán 140,711 recursos humanos para las actividades de desarrollo y operación de las tres subastas.

Transformación y creación de talento

México, como parte de la iniciativa Mission Innovation, se comprometió a por lo menos duplicar la inversión en innovación tecnológica en energías verdes. Los Centros Mexicanos en Energía (CEMIEs) son parte de la inversión que el país comprometió en el marco de la COP21 (París, diciembre, 2015). Hasta ahora se han autorizado más de 2,670 MDP para los CEMIEs Eólico, Solar, Geotérmica, Océano y Bioenergía.

Para atender la condición: personal capacitado para atender las operaciones del sector, se diseñaron las convocatorias de Fortalecimiento Institucional (FISH para el FH y FISE para el FSE) para apoyar el desarrollo de proyectos de formación de capacidades y fortalecimiento de la infraestructura científica y tecnológica; enfocándose en investigación aplicada, adopción, innovación, asimilación y desarrollo tecnológico. Estas convocatorias tienen una inversión comprometida de 3,645.8 MDP, de los cuales el FH comprometió una inversión de 2,529 MDP (15,721 recursos humanos capacitados) y el FSE 1,116.8 MDP (1,866 capacitaciones).

Como ejemplo, uno de los proyectos apoyados por FISE es el Laboratorio Binacional para la Sustentabilidad Energética, liderado por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, con participación de la Universidad Estatal de Arizona, la Universidad de California de Berkeley, el Tecnológico Nacional de México, el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El proyecto planteó como meta capacitar a 15 mil personas a través de cursos masivos en línea (MOOCs); a la fecha se han inscrito 48,600 personas de las cuales 6,643 han obtenido una certificación de competencias laborales. También se comprometió la certifi cación de 450 trabajadores de CFE en estándares de competencia defi nidos por la misma organización, habiéndose certifi cado 5,200.

Formando el talento energético del futuro

Una de las iniciativas implementadas y que ha sido clave para la transformación en la preparación del capital humano necesario para el país en la línea estratégica “sector que atrae talento”, es Ciencia para Compartir (CpC), un proyecto apoyado por el FSE. Ésta es una iniciativa que busca involucrar emocional y experimentalmente a las niñas y niños (6-12 años) con la energía, la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. A través de una metodología innovadora que involucra juegos con actividad física, experimentos y retos matemáticos, CpC desarrolla habilidades y actitudes científicas como la observación, la predicción y la clasificación.

Al primer trimestre de 2018, CpC ha beneficiado a 28,858 niños y niñas, 920 maestros, y 23 jóvenes que fueron capacitados para apoyar a la impartición de los talleres a los niños. Desde 2015, la iniciativa ha sido aplicada en escuelas primarias de ocho entidades federativas: Tlaxcala, Estado de México, Veracruz, Zacatecas, Chihuahua, Puebla, Quintana Roo y Nayarit. En el periodo 2018-2019 se impartirá en 12 entidades federativas más (Campeche, Sonora, Sinaloa, Baja California Sur, Tabasco, Baja California, Durango, Yucatán, Morelos, San Luis Potosí, Jalisco y Guanajuato), llegando a beneficiar a 38,880 niños, 1,440 maestros y maestras, y 36 jóvenes facilitadores en 144 escuelas en dicho periodo. La selección de los estados para aplicar CpC se realizó con base en las entidades federativas que resultaron por debajo o cercanas a la media del país en la Prueba Planea 2015 —que muestra los retos en ciencias y matemáticas en estudiantes de primaria en el país—. Además de la consideración de los resultados en la prueba Planea, también se excluyeron aquellos estados en los que la herramienta ya había sido aplicada.

Esta iniciativa busca contribuir a resolver el problema de fondo de la poca atracción de talento al sector. El romper la tendencia del alejamiento de las nuevas generaciones de la industria energética no es tarea fácil. El hecho de que las carreras de ingeniería sean consideradas difíciles o poco interesantes, causa que los estudiantes las eviten al momento de elegir sus estudios superiores e incluso técnicos. El programa CpC ha incidido positivamente en los alumnos beneficiados y en su interés por materias relacionadas con la ciencia. Ha aumentado su conocimiento, curiosidad e interés por los Objetivos de Desarrollo Sustentable y ha provocado que muestren mayor comportamiento científico. De esta manera se están formando a generaciones de los futuros talentos del sector.


La Secretaría de Energía se encarga de conducir la política energética del país, dentro del marco constitucional vigente, para garantizar el suministro competitivo, suficiente, de alta calidad, económicamente viable y ambientalmente sustentable de energéticos que requiere el desarrollo de la vida nacional. Actualmente, el Secretario de Energía es el Lic. Pedro Joaquín Coldwell.

www.gob.mx/sener/

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn