El Futuro del Trabajo es Ahora y RH, una Fuerza de Transformación

Jocelyn Pereyra
Public Relations & External Affairs, Region Leader, Latin America, Willis Towers Watson
Alberto Mondelli
Global Services And Solutions – Human Capital & Benefits, Region Leader, Latin America, Willis Towers Watson

La transformación en el mundo laboral no es nueva, sin embargo, la cuarta revolución industrial se presenta con una fuerza avasalladora, alcanzando espacios y contextos que antes permanecían ajenos al área laboral y a la condición del individuo como parte de la fuerza de trabajo, abriendo la puerta a la automatización y a una evolución necesaria de la función de Recursos Humanos.

En esta revolución industrial, que da inicio a partir de la primera década de los 2000, encontramos muchas empresas que son plataformas para que el trabajo se realice, reduciendo la intermediación y dando entrada a un mundo hiperconectado, caracterizado por avances sin precedentes como: desarrollo genético, inteligencia artificial, robótica, nanotecnología, impresión 3D y biotecnología.

¿El desafío para Recursos Humanos? Usar esto a su favor. El mundo ya cambió: Facebook es el país más poblado del mundo, los millennials tendrán entre 10 y 14 empleos antes de cumplir 40 años, el 65% de los niños que están ingresando a la escuela tendrán empleos que todavía no existen. Y esta realidad es la que las compañías ya están empezando a entender como el nuevo panorama bajo el cual el trabajo se realizará y por lo que el 45% se cuestiona si sus modelos de negocio o de operación serán obsoletos en cinco años, o menos.

La noción de un empleo tradicional está cambiando y se están habilitando nuevas estructuras organizacionales, que responden principalmente a las “Cinco Fuerzas del Cambio”:

 

1. Reconfiguración social y organizacional: la democratización del empleo está cambiando la relación entre empleado y empleador; mientras el trabajo y las relaciones laborales se tornan más flexibles, las jerarquías y esquemas tradicionales se están reemplazando por colaboración y liderazgo colectivo.

2. Todo incluido, mercado global de talento: la potencial fuerza laboral está creciendo cada vez más diversa y longeva. Como la naturaleza del trabajo cambia, el mercado de talento potencial se expandirá con relaciones laborales más flexibles, formas de trabajar más ágiles, nuevas políticas, etc., para cumplir con las diferentes necesidades del talento.

3. Un mundo verdaderamente conectado: tal como la posibilidad de conectar casi con cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento aumenta, la naturaleza del trabajo cambia, impactando en cómo se hace el trabajo y la esencia de la relación empleado-empleador.

4. Cambio exponencial en la tecnología: el rápido desarrollo en inteligencia artificial y automatización impactará en las competencias requeridas para la fuerza laboral, convirtiendo en obsoletas algunas y creando otras. Las posiciones laborales están cambiando con mayor rapidez, y los trabajadores deben tener la habilidad de adaptarse a dichos cambios.

5. Colaboración humana y automatización: algunas tareas previamente realizadas por humanos ahora serán reemplazadas por la automatización, o requerirán una interfaz humano-automatización. Los negocios requerirán empleados que se adapten a estos cambios para optimizar el trabajo.

Estas inminentes fuerzas de cambio han creado un alto nivel de incertidumbre en las corporaciones, que han hecho que las compañías empiecen a replantearse cómo lograr los objetivos del negocio, lo que dará inicio a un nuevo ecosistema laboral.

La existencia de dicho ecosistema se presenta en la mente de muchos como un escenario peligroso, similar a la película Terminator, sin embargo, el gran potencial de desarrollo que trae consigo la evolución de las corporaciones, nos hace pensar en un escenario más similar a Ironman en el que “Jarvis” —su sistema de inteligencia artificial— es un aliado del superhéroe.

La creación de dicho ecosistema busca resolver cómo, dónde y quién realiza el trabajo, abriendo la puerta a la pluralidad del talento, en donde el trabajo puede ser realizado por empleados tradicionales, freelancers, agentes libres; o productores asociados, alianzas corporativas, plataformas de talento, voluntarios, robots o inteligencia artificial. Esta tendencia ha hecho a las corporaciones cuestionarse si la búsqueda de la automatización está vinculada a la reducción de costos y a minimizar el error humano.

La realidad es que el 65% de las empresas en México (participantes de la encuesta Future of Work de Willis Towers Watson) tienen como meta principal de la automatización, lograr el aumento en la productividad y el desempeño de su gente.

¿Cómo impacta esta evolución tecnológica y social al talento?

La evolución hacia un nuevo ecosistema laboral se hace imperativa; se espera que en los siguientes tres años el 35% de las corporaciones agregue la flexibilidad en su operación y 64% rediseñe posiciones con mayores habilidades críticas.

Los profesionales de Recursos Humanos están reconociendo la necesidad de un acercamiento novedoso en talento y compensación para contratar, construir, compensar y liderar a su fuerza de trabajo a través de la transformación de sus empresas. De acuerdo al estudio Future of Jobs del World Economic Forum, el 2020 demandará que el talento que se integra a las corporaciones cuente con habilidades más enfocadas en la conducta que en la especialización técnica como:

(5) Coordinación con otros: implica la habilidad de poder ajustar procesos y actividades en relación con otros bajo un esquema de colaboración.
(4) Gestión de gente: implica poder motivar a la gente, desarrollar empleados e identificar al mejor talento para determinada posición.
(3) Creatividad: con las implicaciones de las nuevas tecnologías, crecerá la demanda por gente que pueda aplicar la creatividad al desarrollo de nuevos productos y servicios.
(2) Pensamiento crítico: ser capaz de usar la lógica y el razonamiento para identificar las fortalezas y debilidades de las diferentes soluciones y ofertas; esta habilidad será necesaria independientemente de la automatización, haciéndola incluso más prevalente.
(1) Resolución de problemas complejos: aun con el incremento de datos disponibles para la toma de decisiones, la gente seguirá necesitando tener la habilidad de resolver problemas complejos. 36% de todos los trabajos en todas las industrias deberán contar con esta habilidad como parte del objetivo estratégico de las empresas.

En esta evolución de las organizaciones se espera la reducción del 6% en el número de empleados de tiempo completo, mientras se da un crecimiento de entre el 2% y 3% en empleados de medio tiempo, agentes libres y productores asociados, y empleados en préstamo desde otra organización. Aunado a lo anterior cada vez más veremos el surgimiento de nuevas profesiones como: evaluador ético de inteligencia artificial, entrenador de robots, arquitecto de cultura virtual, entre otros.

El desafío no es menor, y Recursos Humanos entiende que debe repensar la gestión del talento, redefinir la experiencia del empleado y replantear la visión de las soluciones desde Recursos Humanos.

Recursos Humanos ya no se trata sólo de prácticas competitivas y diseño, sino de optimización del mix entre trabajadores propios, inteligencia artificial y terceros, así como la experiencia del empleado, como elementos esenciales para el logro de los objetivos del negocio.


Willis Towers Watson nace en 2016 de la fusión entre Willis (1841) y Towers Watson (1978), fundadas por Henry Willis y R. Watson, respectivamente. Se especializa en capital humano y beneficios; riesgo corporativo y corretaje; e inversiones, riesgo y reaseguro. Cuenta con más de 40,000 empleados en 140 países.

www.willistowerswatson.com

Comparte en tus Redes Sociales:
Facebook
Twitter
LinkedIn