THIERRY GUIHARD
DIRECTOR GENERAL, SODEXO

Quizá uno de los términos más escuchados últimamente, lo mismo en reuniones con familiares o amigos que en voz de especialistas de los más diversos ámbitos en los medios de comunicación, sea el de calidad de vida. Una simple búsqueda en Google nos arroja más de 60 millones de resultados, con información relacionada con la sociología, la ciencia política, la medicina, el desarrollo y un largo etcétera; proveniente de fuentes como la ONU, la OMS y la OCDE, entre muchas otras. Ante semejante panorama, la pregunta es obligada: ¿de qué hablamos cuando hablamos de calidad de vida?

Consideremos a las personas como el centro de las organizaciones, para crear un valor duradero en éstas. Mejorar la calidad de vida debe ser nuestra misión y principal objetivo, especialmente dentro de las empresas que buscan construir una economía más orientada a las personas. Sentirse valorado y reconocido por los esfuerzos y resultados de uno mismo, así como lograr un equilibrio satisfactorio entre el trabajo y la vida personal, son factores que van más allá del salario. Estos son los componentes de un entorno de trabajo estimulante que generan un compromiso óptimo del empleado y una mejor productividad.

HOY DÍA ES CLARO PARA LOS EMPLEADOS DE UNA ORGANIZACIÓN QUE LA CALIDAD DE VIDA ES UNA PRIORIDAD.

Al mejorar la calidad de vida en el trabajo, las empresas de todos los tamaños pueden proporcionar respuestas personalizadas, innovadoras y efectivas a los desafíos fundamentales a los que se enfrentan, en términos de motivación y productividad.

En Sodexo existen seis dimensiones identificadas en las que sus servicios tienen un impacto positivo en la que podría ser considerada como una nueva era en la gestión de los recursos humanos de las organizaciones, eminentemente orientada a lograr una mejor calidad de vida de los empleados y una mayor productividad en las empresas:

Entorno Físico: factores que contribuyen al bienestar de los empleados y los hace trabajar cómodamente y con altos estándares de seguridad.

Salud y Bienestar: disponibilidad de medios que faciliten una vida saludable, tanto física como mental.

Relaciones Interpersonales: todos los factores que refuerzan un ambiente de confianza, respeto y compañerismo; que afianza los lazos entre las personas.

Reconocimiento: factores que contribuyen a que las personas se sientan valoradas por su trabajo y esfuerzo.

Facilidad y Eficacia: condiciones que permiten a los empleados llevar a cabo sus actividades de forma rápida, eficiente y sin interrupciones.

Desarrollo Personal: factores que faciliten el desarrollo profesional y personal.

Ha sido tal la relevancia que ha adquirido el tema de la calidad de vida en los últimos años, que desde 2009, a partir de la visión de expertos en la materia, el Instituto para la Calidad de Vida de Sodexo funciona como una especie de think tank que desarrolla investigaciones con el objetivo de contribuir a la discusión en torno a cómo impacta la calidad de vida en los centros de trabajo, tanto al desarrollo de los empleados como al éxito de las organizaciones.

De acuerdo con una de estas investigaciones —realizada en colaboración con Harris Interactive— entre líderes empresariales a nivel global:
  • •96% opina que es importante mejorar la calidad de vida al interior de sus organizaciones (para 66% se trata de un asunto de alto nivel de importancia).
  • • 57% está completamente de acuerdo en que mejorar la calidad de vida tiene un impacto importante en el rendimiento de sus organizaciones (en el caso de los estudiantes, en su calidad de líderes del futuro, este porcentaje asciende a 69%). • 68% asegura que la mejora de la calidad de vida debe ser considerada como una inversión estratégica.
  • 91% coincide en señalar que la importancia de la mejora en la calidad de vida incrementará en los próximos años. •
  • 53% estima que esta tendencia responde a la integración de las nuevas generaciones de jóvenes al mercado laboral.

Este testimonio fehaciente de la sensibilización de quienes encabezan los destinos de miles de organizaciones en todo el mundo, tiene una estrecha correspondencia con las nuevas prioridades expresadas por los millones de colaboradores que comprometen su talento, conocimiento y experiencia, para hacer de ellas una realidad en el día a día.

Teniendo como referencia las seis dimensiones de calidad de vida identificadas, hoy podemos asegurar que:
  • •90% de los colaboradores considera que un mejor diseño y disposición del lugar de trabajo, mejora su desempeño en general y da como resultado una compañía más competitiva.
  • •En un plazo de cinco años, debidamente implementadas, estrategias de mejoramiento del bienestar de los empleados de una compañía pueden reducir los costos del cuidado de la salud (5.2%) y el ausentismo (4%), y mejorar el desempeño laboral (2%).
  •  •Los empleados aprenden 70% de lo que saben de su trabajo a partir de la convivencia con quienes colaboran: 90% de los millennials ve en los baby boomers una gran guía en el trabajo, en tanto que 93% de los baby boomers reconoce que los millennials aportan nuevas habilidades e ideas.
  • • Los empleados comprometidos y socialmente valorados por sus compañías son 40% más propensos a creer que sus empresas son más competitivas y tienen 20% más de probabilidades de permanecer en ellas.
  •  A nivel global, existen 3 mil 100 espacios de co-working. Para 2020 se estima que la cifra ascienda a 12 mil, a consecuencia del aumento de trabajadores por proyecto o freelance.
  • • Para los millennials, la flexibilidad en el trabajo lo es todo y para 2025 constituirán 75% de la fuerza de trabajo a nivel global; por esta razón, las compañías ya comienzan a ofrecerles horarios flexibles, oportunidades para trabajar desde casa y paquetes de beneficios e incentivos personalizados.

Hoy día es claro para los empleados de una organización que la calidad de vida es una prioridad. Si bien es cierto que para los diversos perfiles de empleados el concepto en general puede variar, también es una realidad que las seis dimensiones identificadas por Sodexo representan un parámetro valiosísimo a partir del cual las organizaciones pueden emprender sus esfuerzos por reconocer su labor y, al mismo tiempo, incentivar el logro de mejores resultados.

Porque, finalmente, ése es el desafío de las empresas del siglo XXI: más allá del factor salarial, encontrar alternativas personalizadas, versátiles y flexibles de programas de beneficios e incentivos que efectivamente contribuyan a mejorar la calidad de vida de estos empleados, pero también su rendimiento al interior de las organizaciones. Esta es la ruta a seguir en la nueva era de la gestión de los recursos humanos que se abre delante de nosotros.


Fundada en 1966 por Pierre Bellon, Sodexo es líder mundial en servicios que mejoran la calidad de vida.
www.sodexobeneficiosmexico.com